UNA BEBA NACIDA PREMATURAMENTE SUFRIÓ QUEMADURAS DE SEGUNDO Y TERCER GRADO CUANDO UNA NEONATÓLOGA INTENTÓ DARLE CALOR CON UN CALOVENTOR.

Se llama Victoria, pesó 1.400 kg y nació a las 31 semanas de gestación. Desde el 8 de abril pelea por su vida luego de sufrir quemaduras en la pierna y pie derecho debido a que personal del hospital Jorge Ahuad en el sur de La Pampa, le administrara calor a través de un caloventor.

La beba fue derivada a Neuquén donde permanece internada en terapia intensiva en el centro asistencial San Lucas.

Su estado de salud es delicado.

Desde el centro de salud admitieron que la pierna de Victoria tiene lesiones importantes y que deberán realizarse una cirugía para amputarle el pie ya que su piernita entró en un estado de necropsia.

Marcelo Güemes, director del hospital pampeano sostuvo que “fue un accidente debido a que el sistema de calefacción en el lugar estaba descompuesto. “La médica que atendió a la recién nacida es una excelente profesional que hizo lo humanamente posible para asistir a la bebé, que tenía algunas complicaciones, debido a que nació a las 31 semanas” dijo Güemes al diario Rio Negro.

A raíz del suceso, la familia iniciaría acciones legales en contra de los médicos del Jorge Ahuad.

Foto: diario Rio Negro