Río Negro logró entendimientos con la Petrolera Entre Lomas (PELSA) y con YPF, acordando con ellas el pago de regalías también por el subsidio nacional que las empresas recibieron por la producción excedente de gas natural.

En el año 2015, la enorme brecha que entre la producción y el consumo que se había producido, representaba una millonaria demanda de dólares para importar gas licuado. Fue entonces cuando el Gobierno Nacional, sin una real participación de las provincias productoras, intentando reducir las importaciones, implemento el Programa Gas Plus.

Ese plus establecido como estímulo para lograr una mayor inyección de gas al sistema privaba a las provincias de percibir regalías. Esta medida fue cuestionada por las provincias por ser as dueñas de los recursos.

Esta semana el Gobierno de Río Negro anunció que arribó a acuerdos con la Petrolera Entre Lomas (PELSA) y con YPF, acordando con ellas el pago de regalías también por el subsidio nacional que las empresas recibieron por la producción excedente de gas natural.

Los acuerdos, representan ingresos adicionales por $54.000.000, señalando el Secretario de Energía provincial, Sebastián Caldiero que “se negoció con estas empresas para lograr que paguen regalías por la contribución obtenida, lo cual hasta ahora no había sucedido. No es otra cosa que hacer que se le respeten a la Provincia sus derechos como titular de los recursos naturales de su subsuelo” agregando el funcionario que “De ahora en adelante, gracias al sostenido reclamo que ejercimos las provincias productoras, especialmente Río Negro y Neuquén, es importante la decisión del Ministerio de Energía de Nación de corregir esta distorsión para los nuevos planes de incentivo de gas que han lanzado”.

En Río Negro en el 2016 se registraron ingresos por regalías por $ 2.335.995.947 con un promedio mensual de 194,6 millones de pesos, habiendo destacado sus autoridades que gracias al trabajo del personal técnico y a los cambios introducidos en los sistema de control y medición, se detectaron diferencias en las declaraciones juradas presentadas por las petroleras. Esas diferencias solo en el año 2016 representaron reajustes de ingresos superiores a los $21.000.000.