Tras la confirmación de la construcción de una central nuclear en Río Negro, La Dra. Verónica Garea, directora ejecutiva del INVAP (Instituto de Investigaciones Aplicadas), en Bariloche, despeja dudas sobre el uso de la energía nuclear.

“Cuando cursaba mi doctorado en Estados Unidos algunos estudiantes usaban una remera simpática que decía ‘la energía nuclear es más segura que el sexo’ porque uno recibe más radiación viviendo con una persona que viviendo cerca de una central nuclear”, comenta de manera anecdótica la Dra. Garea, directora ejecutiva del INVAP, empresa del Estado Nacional establecida en Bariloche dedicada al diseño y construcción de sistemas tecnológicos complejos, con una trayectoria de cuarenta años en el mercado nacional y treinta en la escena internacional.


En diálogo con LU17, Garea explicó brevemente que “un reactor nuclear que genera electricidad es una caldera que no quema fósiles como derivados de petróleo o carbón, sino que trabaja a partir de la fisión del átomo de uranio liberando grandes cantidades de energía que calienta agua que mueve una turbina generadora de electricidad”.

Agua y residuos 

“No se utiliza mucha agua. El reactor requiere agua de gran calidad, pero no en grandes cantidades. Es una carga inicial y una reposición menor posteriormente. Luego hay otro volumen de agua para el circuito de refrigeración pero jamás toma contacto con la radioactividad”, aclaró la referente del INVAP que también se refirió a uno de los temas más controvertidos vinculados con la energía nuclear: sus residuos.


Los residuos son grandes. No entran en un bolsillo… Quedan en el mismo lugar donde se producen, encapsulados. La característica que tiene es que emiten radiación por lo cual, lo que hay que hacer es almacenarnos en algún lugar blindado para que la radiación no salga al medio ambiente. En el caso de las centrales Atucha I y II se almacena en piletones, en el lugar; en Embalse, en Córdoba, se almacena en recipientes especialmente diseñados para ese fin. Esos recipientes pueden reprocesarse para volver a generar combustible. En Argentina no se hace, sí en Francia, que tiene una larga tradición en el manejo de energía atómica”, informó la científica.


La energía nuclear es una energía segura, tiene riesgos como todas las actividades industriales. Pero, la performance de la industria nuclear en Argentina es impecable, y en el mundo los accidentes han tenido consecuencias acotadas. Se aprendió de toda la historia de la industria nuclear, y se incorporaron mejoras a los diseños que permiten que se eviten eventos que antes podían suceder.

En Patagonia sí

A contramano de la gran cantidad de voces que desde diversos ámbitos manifestaron su rechazo a la instalación de una central nuclear en la región, Garea sostiene que es conveniente su desarrollo en la zona.

“Es conveniente tener una planta en Patagonia. Nosotros tenemos posibilidades de tener todas las energías posibles. La opción nuclear es una alternativa más. Un parque eólico grande podría generar un décimo de lo que genera una central nuclear. La producción nucleoeléctrica genera mucha energía en un espacio reducido”.
Además, aclaró que “una buena matriz energética incluye las energías eólica, solar, mareomatriz, geotérmica en los casos que fuera posible y nuclear. Lo que hay que responder hoy es a la necesidad de reemplazar la generación de energía que genera gases de efecto invernadero”.

 

Beneficios para Río Negro

Por su parte, Horacio Osuna, presidente de INVAP, sostuvo que Río Negro es una provincia con más de 60 años de historia nuclear, con un alto coeficiente de ingenieros y técnicos tanto en la parte nuclear como tecnológica. Con recursos humanos de tradición y conocimientos como para manejar un proyecto como este.

Con respecto a los beneficios que la planta dejaría en la provincia, Osuna dijo al diario Río Negro: “Va a traer múltiples beneficios. En una central de estas, la construcción tardará cinco años, por lo menos 4000 personas trabajando. Después, durante la operación, en el orden de las 800 personas, altamente calificadas, con altos sueldos, que cambian el perfil socioeconómico del lugar. Tenés todas las obras de infraestructura que conlleva una instalación de este tipo: acueductos, caminos, energía eléctrica, gas, comunicaciones, que van al sitio en el que se va a instalar. Significa un progreso muy grande. Inclusive, todos los servicios asociados durante la operación. Estas centrales más modernas tienen una vida útil de 60 años; imaginate en 60 años todos los servicios que requiere de terceros. Cantidad de pymes y comercios se van a beneficiar por una instalación de este tipo”.

Escuchar la nota completa: