El Prefecto Rodolfo González, Jefe de Prefectura Puerto Madryn, habló con LU17 a 48 horas de iniciado el siniestro en el buque pesquero. Reconoció el riesgo potencial por las características del incendio y que llevaría varios días más sofocar las llamas. Aclaró que el casco no se abrió a babor. 

El prefecto confirmó que todavía hay llamas a bordo, alimentadas por la carga del buque, que está cargado con todos los víveres para una tripulación de 60 hombres, para una campaña de 50 días, y una capacidad de procesamiento de 800 toneladas de captura.

Aclaró que los tanques de combustibles del barco están con carga completa, de alrededor de 650 mil litros, pero alejado de la zona del fuego. Además son depósitos de doble pared de acero precisamente para evitar inconvenientes.

Desestimó el pedido desde la Intendencia de sacar el buque al mar para sofocarlo explicando que el muelle cuenta con sistemas de combate de incendios con bocas de suministro de agua, que están siendo utilizados.

De sacarlo del muelle y llevarlo mar adentro o encallarlo intencionalmente en la playa, complicaría el uso de equipos desde el muelle y agravaría la situación.

 

El Prefecto González aclaró que desde el inicio del fuego trabajaron bomberos de prefectura, de San Antonio Oeste, de la empresa ALUAR y contaron con apoyo de Bomberos Voluntarios, además de los guardacostas atacando las llamas desde el mar.

Confirmó que el buque no sufrió la abertura del casco a babor y el color rojo que se vió por la noche eran las chapas incandescentes por el calor.

 

Por último el Jefe de Prefectura Puerto Madryn que la empresa propietaria del buque, IBERCONSA, está obligada a hacerse cargo del buque siniestrado, que no está en condiciones de volver a la actividad.