El ex jefe de planta de Poseidón, Cristian Torrado, dijo que tanto Alejandro Pennisi (integrante del directorio de Poseidón) como Nicolás Seoane (brooker que habría originado el contacto entre la empresa marplatense y la madrynense para el depósito de mercadería), se mostraron nerviosos cuando comunica el hallazgo de los 110 kilos de cocaína.

En una nueva audiencia de juicio que se realiza en el Casino de oficiales del penal federal de Rawson también declaró el comisario Fabián Millatruz, quien en ese momento era el Jefe de Drogas Peligrosas de la Policía del Chubut.

Respecto a la declaración de Torrado, recordó que el día del hallazgo el trabajo pasaba por poner en las cajas de langostino una calco de Poseidón. En una de las maniobras, a una empleada se le cae la caja y ahí es cuando descubren la cocaína. Minutos después otro empleado se acerca con más ladrillos encontrados en las cajas.

El ex jefe de planta dijo que intentó comunicarse con Segundo pero no lo atendió. Con quien sí habló fue con Pennisi, a quien insultó por la situación y según Torrado, el directivo de Poseidón se largó a llorar (según testigos de la audiencia de ayer Pennisi lloró durante la audiencia al escuchar la declaración de Torrado).

Al hacer referencia a Seoane, Torrado señaló que se mostró nervioso y preocupado preguntando quien había visto la droga.

En tanto el comisario Millatrúz reconoció que cuando llegó desde Rawson a Poseidón ya estaban algunos de los jefes policiales de Puerto Madryn. Lo recibió Omar Segundo quien le mostró en su oficina dos panes de cocaína.

El jefe policial se mostró sorprendido por la predisposición de Segundo sobre la investigación el que le había dicho que “haga lo que tenga que hacer y llévese lo que tenga que llevarse), en referencia a la droga encontrada.

Dijo también que por su investigación pudo comprobar en Mar del plata el nexo entre los dos españoles, el broker Seoane y el “socio” Burgos.