Así están las aguas del Río Chubut en el Dique Ameghino.

A raíz de la crisis hídrica en Puerto Madryn y todas las ciudades del Valle Inferior por la turbiedad, barro y sedimentos del Río Chubut surge la pregunta sobre la viabilidad de instalar plantas desalinizadoras y potabilizadoras en nuestra ciudad.

En los últimos días fue planteado públicamente por el concejal justicialista Marcelo Galliccio como tema a debatir en Madryn. Incluso con datos sobre costos y plazos de instalación de una planta con capacidad para producir 100 toneladas diarias y a un costo relativamente accesible.

El agua potable de consumo para Puerto Madryn proviene de la planta potabilizadora de SERVICOOP en Trelew, donde se capta desde el Río Chubut, se analiza la turbiedad y las condiciones químicas y bacteriológicas, se potabiliza y mediante el sistema de bombeo se envía 70 kilómetros hacia Madryn por dos acueductos paralelos a la RN 3 hasta la Loma María.

Desde allí y por pendiente natural “cae” al sistema de distribución de la ciudad, compuesto de redes troncales, estaciones de bombeo para los zonas altas de la ciudad además de tanques de reservas.

Por la turbiedad del Río Chubut debido a las intensas lluvias de los últimos días, todas las cooperativas de las ciudades del Valle Inferior, incluida la de Madryn, que toma el agua allí, debieron suspender la potabilización hasta el martes.

A partir de esta situación consultamos al Gerente de Agua y Saneamiento de SERVICOOP, Pablo Timinieri, respecto a la posibilidad de desalinizar agua de mar teniendo al alcance el Golfo Nuevo.

Sostuvo a LU17 que desde el equipo técnico del área estudian esta alternativa desde hace varios años y que la instalación de una planta desalinizadora no es sencillo.

Se debe prever la ubicación, el lugar de la toma de agua, las redes de transporte, acueductos, estaciones de bombeo y distribución, entre otros puntos, los que elevan la inversión a varios millones de pesos.

 

Por otra parte Timinieri aclaró que la calidad y sabor del agua de Puerto Madryn ha sido destacada por organismos internacionales y que de comenzar a desalinizar agua de mar el sabor cambiaría rotundamente.

Como alternativa viable el gerente de Agua y Saneamiento de SERVICOOP consideró que podrían instalarse como prueba piloto plantas desalinizadora para suministrar a los sectores industriales y pesqueros, donde el sabor no es tan importante.

De esa manera el agua dulce potabilizada del Río Chubut destinarla por completo al uso domiciliario.