“La sentencia que lo condenó a nueve años y medio de cárcel tiene un componente político muy fuerte”, señaló quien fue presidente de Brasil entre 2003 y 2010.

El ex presidente del Brasil Luiz Inácio Lula da Silva proclamó su inocencia, rechazó por “mentirosa” la condena a nueve años y medio de prisión dictada por el juez Sérgio Moro y se postuló oficialmente como precandidato presidencial para las elecciones del año próximo.

“No sé como alguien consigue escribir casi 300 páginas para no decir absolutamente nada contra la persona que quiere acusar”, dijo en su primer pronunciamiento público tras la condena en la sede nacional del Partido de los Trabajadores (PT) en San Pablo, a cuyas puertas se agolpó un millar de manifestantes para darle su apoyo.

Lula fue condenado en primera instancia a nueve años y seis meses de prisión por el juez federal Sérgio Moro por una causa de corrupción asociada a la red que operó en la estatal Petrobras, pero la sentencia aún no es firme y deberá ser ratificada por un tribunal superior.

Lula apuntó que “ninguna verdad fue tomada en cuenta” durante el proceso, uno de los cinco que tiene abiertos con la Justicia, la mayoría de ellos relacionados con la trama corrupta que operó en la estatal Petrobras.

“Si alguien tiene una prueba contra mí, por favor, que me lo diga y la manden” a la Justicia porque “me quedaría más feliz si fuera condenado con base en una prueba”, comentó.