El niño accidentado camino a Punta Tombo en abril de 2016 finalizó su etapa de rehabilitación en un centro especializado de Cuba.

Sus padres acordaron con los especialistas continuar en México donde una fisioterapeuta lo atiende diariamente en su casa.

Ya come sólidos y a recuperado levemente la movilidad en sus miembros además de la cabeza y seguimiento con los ojos. Está consciente y reconoce a las personas.

Miguelito se accidentó junto a su padre y abuela en abril de 2016 cuando se dispusieron a tomar una excursión a Punta Tombo al bajar del crucero en que arribaron.

Luego de varios meses de rehabilitación en Trelew fue derivado al Instituto Fleni de Capital Federal, luego a Cuba y ahora ya en México.

Continúa recibiendo la visita de muchos que se enteraron de su situación a través de las redes sociales, incuso de vecinos de Trelew que conocieron su historia de cerca y aún hoy mantienen contacto, con viajes incluidos a donde esté Miguelito.