Es en el marco del Programa de Recolección de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) impulsado desde la Secretaría de Ecología y Protección Ambiental de la Municipalidad de Puerto Madryn. Fueron visitadas 12 escuelas y se busca extenderlo a los barrios.

Esta semana se recolectaron RAEE en las Escuelas Nº 736 y 46 así como en el área de Informática de la Comuna. Además, hubo actividades de sensibilización en las Escuelas Nº 49, 124, 785, 786 y 520. En una segunda instancia, que será el miércoles 16 de agosto, se retirarán los elementos que logren juntase en cada uno de esos sitios.

Desde mediados de junio, el equipo de la Dirección de Educación y Comunicación Ambiental, dependiente de la Secretaría de Ecología, asiste cada lunes a establecimientos educativos, donde se dicta una charla destinada a estudiantes, profesores y autoridades. El objetivo es concientizar sobre los RAEE, su impacto en el ambiente, su correcto tratamiento y reutilización. Asimismo que la institución junte la mayor cantidad de estos residuos.

A través del área de Higiene Urbana, a la semana siguiente se efectúa la recolección y traslado a la planta de Selectividad y Transferencia de la GIRSU para su reutilización final.

¿Qué es un RAEE?
Se define aparatos eléctricos y electrónicos a aquellos que necesitan corriente eléctrica o campos electromagnéticos para funcionar, destinados a ser utilizados con una tensión nominal, así como los aparatos necesarios para generar, transmitir y medir tales corrientes y campos.
En el momento en que su poseedor decide deshacerse de ellos, se convierten en Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE). Ejemplo de ellos son teléfonos fijos y celulares, computadoras, tablets, impresoras, pilas y baterías 9 a 12 volts. Calculadoras, juguetes electrónicos, aspiradoras, planchas, procesadoras, cafeteras, cuchillos electrónicos, aparatos para el cuidado personal (depiladoras, afeitadoras, cortadoras de pelo), televisores, reproductores de DVD, equipos de audio, videocámaras, lámparas de bajo consumo, tubos fluorescentes, herramientas manuales eléctricas y de batería y pilas.

Su impacto en el ambiente
Este tipo de materiales está constituido por metales pesados cómo el mercurio, plomo, cadmio y cromo, entre otros, los cuales al producirse una liberación física o química, son altamente contaminantes y tóxicos. Pueden perjudicar la salud de los seres vivos y el ambiente en general.

Su tratamiento
Luego de ser llevados a la Planta de Separación y Transferencia de la GIRSU, se procede a su selección. Luego, son trasladados a la Planta, donde se realiza el despiece del residuo, seleccionando los materiales, metales y sustancias que pueden ser recuperados para la producción de nuevos equipos e instrumentos.
En el caso puntual de las pilas, que no pueden ser reutilizadas, se realiza un tratamiento especial, que consiste en depositarlas dentro de un contenedor hermético, cubierto de cemento, para neutralizar el ácido que emanan.
De esta manera, se logra minimizar considerablemente el impacto de estos aparatos, por lo que es fundamental la implementación de este tipo de iniciativas.

Fuente: Prensa Municipal