Así está el río en el Valle

Por Ricardo Lagiard

El martes pasado los vecinos de Puente Hendre invitamos a miembros del Instituto Provincial del Agua a una reunión de la que participaron también productores de otras localidades del Valle. Mucho lamentamos la ausencia de representantes del INTA, cuya presencia hubiera aportado su conocimiento. También convocamos a productores de valle arriba, aunque no logramos su compañía.

El propósito era informarnos sobre las previsiones que la dependencia está adoptando con motivo de los efectos que el cambio climático tiene sobre las precipitaciones y el río Chubut.

Los señores Bulacios y Reinoso se refirieron a la licitación para la contratación de 7 dragas que harían una limpieza diaria del cauce y que estaría resuelta en diez días. A ello se sumaría la construcción de bancos en la ribera. Agregaron que hoy el sedimento acumulado en la presa alcanza a un 24 por ciento de su capacidad y que retirarlo implicaría liberar unos 120 metros cúbicos por segundo durante unos 5 o 6 años.

Un tema serio son las lluvias entre la Boca Toma y el dique, pues allí hay unos 17 cañadones que desaguan en el río y que son incontrolables.

En este sentido, hemos hallado en internet que en otras provincias se han construido micro embalses que se construyen rápido y que resuelven el problema aunque sea en parte. Quizás valdría la pena intentarlo?

http://www.lv16.com.ar/archivos/img/o/98438_1495635782_322.jpg

http://www.elconstructor.com/construccion/cordoba-avanza-la-construccion-de-micro-embalses-del-rio-jesus-maria_2494.html

Los visitantes informaron que han recorrido el río en lancha y que hallaron varias viviendas muy sobre la ribera y en peligro. Se tramita en el Congreso Nacional un proyecto de ley que establecería como propiedad estatal una faja de 35 m desde la línea de máxima crecida. Ello permitiría un mejor control de los cursos de agua. Insistieron en que debemos volver a un río que traiga más de 120 metros cúbicos por segundo, mientras que hoy estamos en sólo 62, o sea, la mitad. Esto significa que habrá que continuar liberando agua en el dique por varios meses a fin de bajar la altura.

Les consultamos cuáles serían las medidas a adoptar si lloviera en el sector entre el dique y la Boca Toma. Nos dicen que este año hubo ya 4 eventos de ese tipo y que se resolvieron bajando el flujo de agua del dique a 25/30 metros por segundo. Agregan que nos visitó el presidente del organismo de control de Presas de la Nación a quien se informó que nos hallamos en alerta amarilla y que necesitamos el apoyo de la Nación para el dragado del cauce cuyo costo alcanza los 1000 millones de pesos. Además, en estos días se concretaría el proyecto de batimetría, lo que daría una idea del estado del cauce del río y permitiría luego tomar las decisiones necesarias en cuanto a limpieza. Lamentablemente, se tropieza con la falta de fondos, lo que ha demorado la gestión.

Les expresamos nuestra preocupación ante la falta de información confiable, de modo de poder decidir sobre nuestras vidas y propiedades. Así como se informa a diario sobre el estado del tiempo, bien podría agregarse el estado del río. Nos responden que en el último evento no se informó dado que no configuraba peligro.

Otro fundamento que nos da el titular del IPA se refiere a la información de que dispone a los fines de su función. Y agrega que se necesita una red de alerta en todo el río.  Hace ocho meses que se gestiona ante el gobierno Nacional y que se licitaría por unos 4,5 millones de pesos para la instalación de un sistema de medición de todos los cursos de agua de la provincia . Habría once estaciones de control para el río Chubut desde Maitén hasta el puerto y la información estaría online.

Y mientras, qué hacemos, es nuestra pregunta. Nos responde que cuentan con las escasa mediciones de EVARSA, una empresa especializada en el tema.  Continuará