FOTO: Avistaje cosgero de ballenas en el Área Natural Protegida El Doradillo. Nito Otier.

Liliana Romeo, de la Asociación de Agencias de Viajes y Turismo, dio su opinión sobre los proyectos de ordenamiento para el Área Natural Protegida El Doradillo.

Por estos días se debate la posibilidad de ordenar el estacionamiento en la zona de Playa Las Canteras, donde se hacen los avistajes de ballenas desde la costa. Una de las iniciativas planteadas en el Concejo Deliberante es la de cobrar estacionamiento para poder dotar de seguridad e infraestructura, como baños y puesto de informes.

Romeo aclaró que desde la Asociación de Agencias de Viajes están de acuerdo en ordenar el sector por la gran afluencia de visitantes aunque pidió que los controles sean para todos los que usan el área por igual y usufructúan con ella.

Puntualizó que a las agencias de viajes les exigen los papeles en regla, con choferes y vehículos habilitados para transportar turistas. No pasaría lo mismo con taxis, remises o vehículos sin habilitación y que también transportan turistas.

 

Lamentablemente en la zona del mirador de Punta Flecha hubo denuncias de robos en automóviles estacionados, lo que genera la necesidad de contar con seguridad.

Liliana Romeo advirtió que la desigualdad entre las agencias habilitadas y los que trabajan con turistas de manera “informal” se da también al momento de responder al turista que sufrió el robo.

Aclaró que las agencias deben tener seguros, además se hacen cargo de las roturas de los vehículos si se produce un robo violento, y también compensan el mal momento con excursiones sin cargo para que el turista, con el fin de que no se lleve una mala imagen del destino.

 

Por último la titular de la Asociación de Agencias de Viajes y Turismo, Liliana Romeo, explicó que en Península Valdés se da una situación desigual entre las agencias que llevan turistas y los visitantes particulares, ya que los guías no permiten bajar en ciertos lugares del área protegida por las normas establecidas, pero los demás utilizan el lugar sin ningún tipo de precaución, atentando contra la flora y fauna del sector.