Arcioni

Lo confirmó el mandatario provincial en conferencia de prensa.

El gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, participará este jueves en Buenos Aires en una reunión que fue convocada por el presidente de la Nación, Alberto Fernández, junto a los demás gobernadores de las provincias.

“Mañana viajo a Buenos Aires por la convocatoria del Presidente a las 16 horas”, confirmó el mandatario provincial, quien explicó que “el Presidente pidió concurrencia personal, así que voy a viajar a Buenos Aires para participar, obviamente cumpliendo con todos los protocolos correspondientes y en vigencia”.

En la Quinta de Olivos

En el quincho de la Quinta de Olivos, a las 16, y después de varias semanas de expectativa, el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, presentarán a los gobernadores la oferta de canje de deuda a los bonistas que tienen en su poder papeles soberanos argentinos.

Pese a transitar por el medio de la crisis por el coronavirus, el Gobierno respetó los plazos que se había autoimpuesto. Los tenedores de bonos deberán estar preparados: la quita que se prevé es más grande de lo que supone el mercado.

Ayer, el ministro de Economía mantenía una intensa actividad. Mediante teleconferencias, se comunicó con representantes del G20 y con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Hoy será el turno de adelantar la oferta, primero a los gobernadores, para después hacerla pública.

Los términos de la oferta y de la quita no han sido comunicados, pero según pudo saberse, la quita sería de algo más de un 60%.

En principio se emitirían tres bonos en dólares con vencimiento en 2045 que tendrán cupones con bajo interés para los primeros años y aumentarán a largo plazo.

Según los trascendidos, el paquete ayer aún estaba en discusión dentro del propio gobierno aunque hay una coincidencia de que será un planteo de “tómelo o déjelo”.

En números gruesos, la propuesta de Guzmán era que la tasa inicial sería de 1% anual y que iría creciendo hasta 4,5%.

Los bonistas rechazan los números de Guzmán y especialmente el referido al período de gracia de cuatro años: el gobierno aspira a despejar el horizonte financiero del pago de intereses y capital hasta 2024.

Los acreedores proponen que los años de gracia sean dos y no cuatro y que haya algún pago en efectivo. Guzmán dijo que la Argentina no está en condiciones de poner dólares sobre la mesa en los próximos años.

La Argentina no puede demorar más la propuesta porque el Gobierno no estaría en condiciones de pagar el vencimiento del 22 de abril por unos US$500 millones correspondiente al pago de servicios de los bonos globales 2021, 2026 y 2046, todos emitidos con legislación extranjera.

El ministro de Economía tomaría los 30 días de plazo que permiten las condiciones de emisión de los bonos y ese período sería el de la negociación definitiva. ¿Será eso o el default?

Los contendientes ya se han subido al ring. El combate de fondo está por comenzar.