El presidente de la cooperativa eléctrica CALF de Neuquén, Carlos Ciapponi, informó que alcanzó un acuerdo con el gobierno provincial que consiste en la suspensión del cobro de punitorios e intereses de la deuda que mantenía con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa).

Además, Ciapponi precisó que se congela la demanda judicial iniciada por Cammesa a la distribuidora neuquina por facturas impagas.

En conferencia de prensa en las instalaciones de CALF, el ejecutivo agradeció la intervención y las gestiones realizadas por la senadora nacional Silvia Sapag y el diputado nacional Darío Martínez, ambos neuquinos.

Explicó que «CALF siempre tuvo voluntad de pago, pero ante la suba injusta e irracional de las tarifas dispuesta por el anterior gobierno, los asociados se vieron imposibilitados de pagar sus facturas de energía y esto provocó que la cadena de pago se rompiera».

A su turno, Martínez señaló que «el directivo de Cammesa, Esteban Kiper, asumió el compromiso de no ejecutarla, suspender la demanda sobre esa deuda, no cobrar intereses ni punitorios, y suspender el pago de capital hasta tanto tenga una estabilidad el sistema eléctrico».

«Las nuevas autoridades del gobierno nacional entendieron que seguir con los juicios ejecutivos con una cooperativa prolija como lo ha sido CALF no era justo, y se estaba perjudicando al movimiento cooperativo», manifestó el diputado.

Por último, Sapag explicó que «se está trabajando en la elaboración de un proyecto de ley para financiar la carga tributaria que tienen con la AFIP todas las cooperativas».