Lo decidió el Gobernador Mariano Arcioni a través de la firma del Decreto provincial Nº 136/19. 

El Ministro de Gobierno, Federico Massoni, defendió la medida diciendo que “contra los que vienen a delinquir, no contra los que trabajan honestamente”,

El mismo decreto estipula la expulsión y prohibición e ingreso de extranjeros con antecedentes penales, como así también a los que se encuentran condenados sin sentencia firme por delitos cometidos en Argentina o en el extranjero.

Las medidas se implementarán a través del Ministerio de Gobierno, que será el encargado de formalizar convenios con acciones recíprocas y de colaboración con la Dirección Nacional de Migraciones, dependiente del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Viviendas de la Presidencia de la Nación.

Al respecto, el ministro de Gobierno, Federico Massoni, explicó que “si bien, todos los extranjeros que vienen a progresar y a establecerse con sus familias, contarán con todo el apoyo, aquellos que tienen la intención de delinquir, no van a poder ingresar a Chubut”, y sumó que “el decreto contempla la expulsión de los extranjeros que cumplen condenas o con condenas no firmes. Asimismo, prohíbe el ingreso a Chubut de los extranjeros que cuenten con antecedentes”.

En esta línea, Massoni reveló que “en la realidad actual de Chubut se demuestra que el aumento del número de delitos está relacionado con la presencia en el territorio de ciudadanos extranjero. Los chubutenses no podemos permitir la delincuencia importada ni de ningún tipo en nuestro territorio; y que cuando, con el esfuerzo del Estado y la Policía se los detiene, cada ciudadano aporte para mantenerlos”.