Gerardo Cladera

Lo dijo el presidente de la Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros del Chubut (CAPEM), Gerardo Cladera. La entidad expresó su conformidad con la serie de reuniones que organizó el Gobierno del Chubut para intercambiar opiniones sobre el proyecto de ley de zonificación minera en la Meseta.

El presidente de la Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros (CAPEM) del Chubut, Gerardo Cladera, manifestó la conformidad de la entidad con el reinicio del debate por el proyecto de ley de zonificación minera en la Meseta del Chubut que ha propiciado el Gobierno del Chubut con una serie de encuentros con partidos políticos, diputados provinciales, legisladores nacionales, instituciones científicas, sindicatos, iglesias y otras organizaciones.

Las reuniones, organizadas de manera online, se realizan desde este lunes hasta el viernes inclusive en tres turnos, y a las mismas convocó el Ministerio de Hidrocarburos del Chubut que encabeza el actual presidente del Consejo Federal Minero, Martín Cerdá.

“Estamos viviendo una historia repetida con el tema de los debates: hay sectores que exigen debates todo el tiempo, con manifestaciones y a través de las redes sociales, pero llegado el momento no se presentan”, dijo Cladera.

Como geólogo, el presidente de la CAPEM atribuyó esta actitud “claramente a la falta de conocimientos y de propuestas sobre el tema productivo y minero en particular. Las manifestaciones contrarias a la actividad son solamente slogans que se difunden a través de redes sociales”.

“Por el contrario, nosotros como Cámara siempre hemos debatido y hemos asistido a cada encuentro al que hemos sido invitados para dar información sobre la minería”, indicó.

En relación con el proyecto de zonificación minera que se encuentra a la espera de ser tratado por la Legislatura, Cladera indicó: “Hemos leído el proyecto y notamos que el Gobierno ha hecho una zonificación con un conocimiento muy acabado de los Departamentos de Gastre y Telsen basado en información pública proveniente de organismos científicos como el INTA, el CFI, el CONICET y el SEGEMAR”.

“Consideramos que el proyecto de ley tiene muchas virtudes, pero también sería bueno que aquellos que piensan que debe ser mejorado participen, porque tienen la oportunidad de hacerlo. Expresar oposición permanentemente pero no realizar aportes solo deja en claro la falta de argumentos”, finalizó.