El PJ, la UCR y el partido vecinalista de Trelew le pusieron un freno a la inversión millonaria de la empresa Web Pagos S.A. para construir la Central de Cargas en el acceso norte de Trelew sobre la Ruta Nacional Nº 3.

La decisión del Gobierno provincial y municipal, con el apoyo explícito del gobernador Mariano Arcioni; el vicegobernador Ricardo Sastre y el intendente Adrián Maderna, de concretar una inversión millonaria para transformar a Trelew en un polo logístico que genere movimiento y flujo constante, se postergó por el rechazo de la oposición.

El problema radica que al ser desaprobado el acuerdo, hasta el año que viene no podría volver a tratarse. Sin embargo, desde el oficialismo insistirían en enero con la convocatoria de Maderna a una sesión extraordinaria.

En diálogo con «El Quinto Poder, por LU17, el intendente de Trelew Adrián Maderna lamentó la actitud de los concejales de la oposición:

La presidenta del bloque Chubut al Frente, Lorena Alcalá, fue categórica a la hora de fundamentar la necesidad de aprobar el convenio para la construcción de la Central de Cargas y dijo que Trelew «no puede esperar más».

«Hoy necesitamos resolver este convenio que representa una inversión histórica en Trelew y que potenciará el compre local», deslizó Alcalá, quien antes de que se vote ya sabía que la iniciativa no reunía los siete votos necesarios.

Enmarcó la necesidad de aprobar la inversión de la empresa Web Pagos en los altos índices de desempleo de Trelew y en el flujo constante que generaría la Central de Cargas, ya que «pasan más de 2.000 camiones diarios».

En este contexto, la concejal se preguntó «qué otra posibilidad podemos tener de que una Central de Cargas se pueda instalar en Trelew».

Frente a los cuestionamientos de que en ningún artículo deja de manifiesto que la generación de empleo será contratada en Trelew, Alcalá destacó que la mano de obra «claramente será local» y recordó que en la ciudad «tenemos 800 desocupados de la construcción».

En la misma dirección, el edil oficialista Sebastián De la Vallina indicó que «yo no creo que la Uocra avale que vengan 140 trabajadores de otra provincia para realizar una obra».

De la Vallina aclaró que en el Convenio «existen cláusulas que contemplan que frente a cualquier riesgo, la Municipalidad puede rescindir el contrato» y agregó que las tierras «no son transferidas hasta que no haya un nivel de avance importante».

«Corremos el riesgo que se vaya a otra ciudad y corremos el riesgo que los trabajadores de la Uocra no puedan tener esa fuente de empleo», cuestionó De la Vallina.

El intendente Adrián Maderna señaló: «No se incentivó a ningún sector para que se movilice porque se debía votar con seriedad y tranquilidad, apostando a la unión para avanzar en proyectos que potencien a la ciudad, pero no lo entendieron».

En esta misma línea, el  mandatario municipal recalcó que «si se quiere analizar los proyectos durante meses, las inversiones se van a otros lados, y eso es lo que ha pasado durante los últimos 20 años en Trelew».

«Se cuestionaba antes porque no traíamos inversiones, hoy que están, también hay trabas. Capaz les sirva a algunos tener a la gente sin trabajo para que sigan siendo esclavos de una beca o un plan», dijo Maderna con claros signos de molestia, al tiempo que destacó que «la urgencia estaba marcada por los índices de desocupación que hay en la ciudad y que ya se podían disminuir con la primera etapa del proyecto que tenía previsto iniciar en enero. Ahora habrá que rezar que no se vayan a invertir a otro lado».