EDITORIAL

Hoy desde las 8 hasta las 14 hs tuvo lugar en la entrada norte de Trelew un nuevo corte en la ruta nacional Nº 3. La misma fue protagonizada por distintos sectores que reclaman soluciones al gobierno provincial, especialmente en referido al atraso salarial que en la administración pública se registra.

Nadie discute el derecho al reclamo y la protesta máxime ante esta grave situación.
Pero el corte de ruta, con las fuerzas de seguridad nacionales como espectadoras, tuvo de rehenes a muchas personas que de Madryn se dirigían a trabajar a Trelew, o viceversa.

Hoy nadie circula por las rutas de Chubut por distracción y la inmensa mayoría lo hace por razones laborales, de salud o justificadas de familia y esas personas también tienen sus derechos que deben ser respetados.

Mañana está anunciado un nuevo corte, esta vez a la salida sur de Madryn. Creemos necesario un llamado a la reflexión, que, sin desconocer los derechos al reclamo, también garantice los derechos de los demás, máxime cuando la historia de los últimos años, aumentada por la más reciente, nos demuestra que en Chubut quemando gomas o cortando rutas, no hemos tenido éxito en evitar la pérdida de fuentes de trabajo y su consecuente impacto sobre la vida de miles de familia.

No obstante, esas quemas de gomas y corte de ruta, Madryn cuenta en los últimos 15 años la pérdida de miles de puesto de trabajo en la industria pesquera, cerámica, pedrera y otras.

Nuestras dirigencias deben enfrentar con responsabilidad y realismo esta situación y avanzar en un GRAN ACUERDO ECONOMICO Y SOCIAL PROVINCIAL que elabore y ponga en marcha un plan para el futuro de Chubut y su gente.

Para ello serán varios quienes deberán entender y asumir que CHUBUT, como la pensaron sus fundadores, es una PROVINCIA que nos comprende a todos y no una suma de “ciudades estado”.