Ante el reordenamiento para optimizar los recursos del Estado anunciado por el gobernador Mariano Arcioni, el diario Jornada en su dominical editorial señaló que nada va a funcionar si no se atacan temas históricamente “tabúes”. Agregando “Nadie puede estar de acuerdo en achicar la planta de empleados estatales como una medida de ajuste simplista y economicista. Pero alguien tiene que tener el valor de empezar a separar la paja del trigo.”.

Luego la nota señala  “Alguna vez, un gobernante debería sacarse de encima a los miles de “ñoquis” que contaminan la Administración Pública, que fueron sumándose en distintas épocas y lograron sobrevivir invisibles en las distintas capas del Estado. De todos los poderes, por cierto, porque hay “ñoquis” de sobra en la administración central pero también en el Poder Legislativo, el Poder Judicial y los municipios. Si no se admite primero esa realidad es porque nadie quiere cambiarla.”

Finalmente señala  “El ensanchamiento del Estado comenzó en menor medida desde la época de Atilio Viglione pero creció en gran proporción durante los doce años de radicalismo con Carlos Maestro y José Luis Lizurume; y ni hablar durante los dieciséis años de Mario Das Neves, sus discípulos Martín Buzzi, César Gustavo Mac Karthy y el propio Arcioni, durante los cuales el Estado provincial se convirtió en una “bolsa de trabajo” sin fondo. Al que le quepa el sayo, que se lo ponga.”