"Para todo el mundo sonaba ridículo el famoso impuesto al viento"

El gobernador Mariano Arcioni abrió la discusión por primera vez sobre un tema que se evadió durante años y sucesivos gobiernos, y que nunca había sido planteado con tanta claridad por un gobierno chubutense.

“Las inversiones en energía eólica no nos dejan nada”, aseveró Arcioni, estableciendo oficialmente la apertura de un tema que genera incógnitas por las millonarias inversiones, pero que no se traduce y no tiene un correlato con los ingresos que deja para Chubut.

El ministro de Infraestructura, Raúl Chicala, aclaró que lo que manifestó Arcioni “es muy cierto” y en este escenario adelantó que “estamos pensando y analizando alguna propuesta. Son negocios con el Estado Nacional, entonces estamos viendo que armas tenemos, que no son muchas por ahora, para ver qué acción podemos implementar en torno al cobro de algún impuesto que deje algo para Chubut”.

“No queda un peso para Chubut. Lo único que deja es la mano de obra al principio y después se reduce sustancialmente”, explicó Chicala. “Para todo el mundo sonaba ridículo el famoso impuesto al viento, pero hoy nos damos cuenta que no era tan ridículo, porque era una forma de cobrar un impuesto a un recurso natural”, concluyó.