FIRMA DENUNCIA - TORRES

El senador de Integración y Desarrollo Chubutense, Ignacio «Nacho» Torres, presentó en el Consejo de la Magistratura de Chubut una denuncia por mal desempeño contra la jueza de Comodoro Rivadavia Mariel Suárez.

La denuncia cuenta con el apoyo de los familiares de la víctima, Leandro «Tito» Roberts, y pone énfasis en que la jueza Suárez privilegió su interés personal de escribir un libro sobre el homicida Cristian «Mai» Bustos, a impartir justicia y reparar el daño causado a los familiares, quienes debieron esperar 12 años para que sea enjuiciado.

«El maltrato y desconsideración de la jueza Suárez hacia las víctimas no amerita otro calificativo que el de mal desempeño y da lugar a su remoción pues ha demostrado que no está en condiciones de impartir justicia con apego a la Constitución, los tratados internacionales y la legislación procesal y de ética en la función pública», recalca el denunciante Ignacio Torres.

La jueza Suárez visitó el 29 de diciembre pasado al condenado Cristian «Mai» Bustos en la Penitenciaría de Trelew, con quien mantuvo «contacto físico como abrazos y besos en la boca», y «compartió alimentos y mate» infringiendo los protocolos de Covid, según consta en el reporte del personal del instituto penitenciario.

Torres pidió la destitución de la jueza Suárez a raíz de este caso que pone en crisis el funcionamiento de las instituciones de la provincia de Chubut: «Se trata de un caso tal vez sin precedentes, que conmueve la estructura misma del sistema de justicia y lo somete a la prueba respecto de si es capaz de sacudirse las complicidades y condescendencias corporativas para ser capaz de juzgar la conducta de una de sus integrantes, conducta que socava la confianza que el pueblo debería depositar en los magistrados», aseveró el senador chubutense.

IMPARCIALIDAD

En la denuncia, Nacho Torres expone que el fallo de la jueza Suárez sobre el condenado Cristian «Mai» Bustos está viciado de imparcialidad, y repara en que votó en disidencia con los demás integrantes del Tribunal que dictaron perpetua para el homicida del policía Roberts.

En este sentido, se puede observar en la denuncia formal que «La transgresión al deber de imparcialidad que debió haber observado la jueza Suárez queda plasmada en su voto disidente. Que además de no acompañar la condena de prisión perpetua e inhabilitación absoluta por el tiempo de la pena que dispuso la mayoría del tribunal, está plagado de consideraciones subjetivas que resultan más cercanas a una defensa personal del imputado, que a consideraciones emitidas por un órgano juzgador», dice la denuncia.

También Torres pone enfatizó que la jueza Suárez tenía a cargo, además, el caso del asesinato del policía Roberts, mientras mantuvo encuentros cercanos con el condenado Bustos. En concreto, Torres expone en la denuncia que el Tribunal leyó la sentencia por vía virtual el 29 de diciembre de 2021 (está fechada el día anterior, 28 de diciembre) y ese mismo día tuvo lugar el primero de los encuentros íntimos entre Suárez y Bustos que hasta acá se conocen.

FALTA DE ÉTICA

Finalmente, Torres pone de relieve en la presentación que la jueza Suárez utilizó su condición de magistrada, pasando por alto las normas de visitas a los reclusos en la Penitenciaría de Trelew, cuando ella no tenía nada que hacer ahí.

«Suárez usó su cargo para forzar al personal policial el permiso de acceso sin cumplir los protocolos, reglas y horarios. Es evidente que se valió de la alta función de magistrada que le confió el pueblo del Chubut para desde ese lugar de poder hacer lo que se le venía en ganas en clara violación de los reglamentos carcelarios», dice la denuncia.