FELIZ CUMPLEAÑOS, PATAGONIA!

Por Ricardo Lagiard para LU17.com

Los patagónicos, escasos pobladores de una enorme estepa, podemos ufanarnos de haber sido visitados por diversos exploradores reconocidos por todo el planeta. Uno de ellos, Hernando de Magallanes, portugués de origen, se destaca entre sus numerosos pares.

En agosto de 1519, hace ya casi 500 años, habiendo convencido al rey Carlos I, de España, (Carlos V, del Sacro Imperio) sobre la idea de hallar un paso hacia el océano Pacífico rumbo a las islas de las especerías, (1) partió de Sevilla con 5 naves, con rumbo sur, adonde recaló “el postrer día de marzo” de 1520, como indica el piloto Francisco Albo en su libro de bitácora. (2)

Las aguas borrascosas del Atlántico Sur estremecieron a las pequeñas naos, de las que la mayor portaba sólo 100 toneladas, (3) hasta que alcanzaron el puerto de San Julián, en la actual provincia de Santa Cruz, donde permanecieron hasta el 24 de agosto de 1520.

A bordo de la Victoria viajaba el cronista veneciano Antonio Pigafetta, quien registró en sus páginas los detalles del viaje, incluyendo los hechos ocurridos en territorio patagónico, de triste memoria.

A estar por su narración, las condiciones náuticas, la escasez de provisiones y, en gran medida, la dureza del trato del comandante lusitano a una tripulación española, desembocaron en un motín. Pero en lugar de convencer al capitán para regresar a España, la rebelión empeoró la situación, concluyendo con la ejecución de algunos de los cabecillas, cuyas osamentas, junto con las de otros rebeldes, blanquearon en la playa sureña por años.

Otro hecho destacable que el cronista italiano describe en detalle, es el primer encuentro del hombre blanco con los nativos tehuelches, a los que llamaron patagones, por la similitud del tamaño de sus pies con aquellos de un personaje, El Gigante Patagón, de un libro de Francisco Vázquez, conocido como Primaleón. (4)

Comenta, además, sobre la extraordinaria estatura de los hombres, que en algunos casos alcanzaba los 2 metros, mientras que el promedio de los españoles fluctuaba entre los 1,50 y 1,60. Su obra Viaje alrededor del mundo es la primera en mencionar la existencia de los pingüinos, a los que describe como anserones y de los que cazaron un buen número y salaron para consumo.

Magallanes había prometido a su mecenas hallar un paso que permitiera a España llegar a las islas Molucas, ricas en especias, tan necesarias en la conservación de alimentos. Pero además, la circunnavegación del Globo sería un acontecimiento comparable al protagonizado por el genovés Cristóforo Colombo (Colón) apenas 28 años antes.

Así es que se lanzó a las oscuridades tormentosas del estrecho hasta que el 28 de noviembre de 1520 las naves que aún quedaban, asomaron a las aguas del mar que bautizó como Pacífico.
Durante 4 meses surcaron las interminables soledades de lo desconocido sin tocar tierra hasta que en abril, llegados a las islas Filipinas, al enfrentarse con los nativos, el líder portugués perdió la vida.

Al mando de Sebastián Elcano las dos naves restantes continuaron su derrotero, arribando de vuelta a Sevilla el 8 de septiembre de 1522. De los 239 hombres de la partida, sólo regresaban 18.

Debemos aquí hacer justicia a un nombre poco mencionado: Francisco Albo, el marino griego que, siguiendo los astros, orientó la flota a un viaje sin igual. También de destacar la visión del joven rey Carlos V, quien aceptó el sabio consejo del navegante lusitano, abriendo así una ruta marítima que aún hoy es transitada por miles de naves de todas las banderas.

Durante el año en curso, diversas instituciones alrededor del mundo recordarán la epopeya de aquellos marinos, genuinos merecedores de tales honores, con la magnificencia que el caso merece.

La Patagonia, como escenario crucial de la expedición, tiene el deber ineludible de adherir a la celebración.

Como dijera un anciano orador: “los pueblos que olvidan sus tradiciones, renuncian a su porvenir”.

(1) https://es.wikipedia.org/wiki/Islas_Molucas
(2) Francisco Albo era un marino griego que mantuvo registros de la derrota durante todo el viaje alrededor del Globo.
(3) Las naves eran: Trinidad, San Antonio, Victoria, Concepción y Santiago.
(4) https://es.wikipedia.org/wiki/Primale%C3%B3n
(5) https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Replica_de_la_Nao_Victoria.jpg