Ante el hecho ocurrido de público conocimiento que ha conmocionado a la comunidad en general, el Puerto Madryn Rugby Club realizó un comunicado con su postura: 

Hace ya más de una década reconocimos en el club que gran parte de los estereotipos alrededor del juego del rugby habían sido generados por mérito nuestro.

Lejos de ponernos en víctimas, nos hicimos protagonistas de la situación y decidimos modificar la cultura del club con acciones concretas que nos han llevado a crecer de forma ininterrumpida como una gran familia, y como en todas las familias, no todas las personas somos iguales y no estamos ajenos a los errores de nuestros integrantes.

Entendemos que también hay una problemática social en la comunidad de excesos en todas sus formas y niveles que transforma a esta situación compleja para todos los clubes y sistemas educativos.

Esta delgada y difusa línea del comportamiento en el ámbito privado del club y el ambiente público de nuestros integrantes, nos permite hoy una gran oportunidad para tomar medidas concretas para tratar de combatir estos problemas que se han naturalizado en la sociedad.

Trabajamos para ser un complemento educativo de la familia y de la escuela como usina de valores, pero muchas veces nos encontramos como club reemplazando a estos actores fundamentales de la comunidad, porque han desaparecido en su esencia formativa.

Esta crisis es una gran oportunidad para la autocrítica, para abrir el debate serio como club y como agente de cambio de la sociedad, hacia donde queremos ir.

Las decisiones equivocadas del pasado hoy nos permiten tener la oportunidad para tomar mejores medidas, y en eso hoy ya estamos trabajando.