El martes por la mañana el madrynense de 17 años, Lucas Romero, se transformó de manera oficial en jugador de San Lorenzo de Almagro.

Formado en JJ Morreno, el defensor, cumplió el objetivo de quedar en un club de primera división y el martes fue su primer día de entrenamiento.

«Tenía que estar preparado para cuando llegue la oportunidad de probarme en algún club, me prepare durante todo el 2020. Es un sueño estar en lo más alto en el fútbol de tu país, es algo que no se puede cambiar por nada. Estoy lejos de mi familia y amigos pero estoy decidido que esto es lo que quiero, solo tengo que entrenar y estar listo para cuando me toque el momento». destacó Romero en La 17.