La dirigencia del Deportivo Madryn armó un plantel totalmente nuevo para tratar de pelear por el ascenso a la segunda categoría del fútbol argentino, pero tuvo un muy flojo comienzo en el Torneo Federal A.

Con Salvador Mónaco como entrenador, Madryn jugó 5 partidos y sólo sumó 2 unidades. Tras el arranque inesperado, decidieron contratar a Luís Murúa, que dirigió el último partido frente a Cipolletti en Río Negro y fue derrota por 2 a 1 sobre el final.

Ya es el segundo partido consecutivo que el Aurinegro parece que suma 3 unidades pero sobre el final de los partidos los termina perdiendo, y eso en lo anímico de los jugadores pesa.

Ahora, no le queda otra que empezar a ganar, no sólo de local sino también de visitante, para tratar de salir del fondo de la tabla de la zona 1. El próximo miércoles a partir de las 16 horas en el estadio Abel Sastre, el Depo recibe a la visita de Sansinena por la fecha 8 del TFA, con la obligación de conseguir su primera victoria del campeonato y darle una pequeña alegría al hincha.