RADIO

Un nuevo libro del comunicador Horacio Barrios revela los tipos de audiencia  de la radio en el mundo.

POR MARTÍN BERRADE

ESCUCHALO

“Las radios de AM tienen un promedio alto de edades y sin visos de renovación inmediata; los más jóvenes no la escuchan porque la consideran vieja”, sostiene el autor al tiempo que plantea algunas estrategias para la reformulación del mensaje radial. “Habrá radio para rato, pero con nuevos formatos y protagonistas”.

Luego de «La radio, estrategias de posicionamiento», y «Las batallas culturales de la radio», el periodista y locutor Horacio Barrios presenta un nuevo libro sobre el medio en el que se desenvuelve desde hace varias décadas y que lo cuenta entre su legión de oyentes atentos y estudioso de sus desafíos.

Se trata de Las audiencias de la radio (Editorial Martín) en el que plantea inquietudes, reflexiones y datos sobre el análisis de las audiencias radiales en tiempos en los que no son pocos los que vislumbran un panorama sombrío para el medio de comunicación tal como lo conocemos.
“Las audiencias de hoy son infieles, inestables e inquietas… Su atención ha cambiado, ya no aceptan la densidad en los temas tratados”,  resume el autor.

La radio y las edades

Seguramente habrá radio para rato, pero eso sí, con nuevos formatos y protagonistas. Pero también estoy convencido de que fenecerá el sistema de distribución por antena. ¿Y cómo está la radio hoy con su audiencia? Con formatos desactualizados, con un discurso que no está apuntando a las audiencias jóvenes, los oyentes cada vez más viejos y sin un recambio generacional que interese al mercado”, sostiene Horacio al plantear, por un lado, el “envejecimiento” de la audiencia radial y, por el otro, un tema que desvela al mundo radial: ¿por qué los jóvenes no escuchan las radios de AM (Amplitud Modulada) o FM (Frecuencia Modulada)?

El autor plantea sobre “los que se quedan” que “la edad promedio de las audiencias en la Argentina de la radio de AM es de 50 años, y lo confirma una publicación del diario Perfil del 2017. Hoy, solo 5 años después, es de 55 años”.

El envejecimiento de las audiencias y el incremento sustancial  de la participación de usuarios en sitios web y que impactan en la distribución en la torta publicitaria representan serios desafíos para la radio”, asegura sobre un aspecto central del financiamiento de las emisoras que, en nuestros días, además compiten deslealmente con la publicidad en redes e Internet.

A todo esto, sobre los consumos culturales de los jóvenes entre los que el audio no ha perdido fuerza pero sí la radio por aire, Horacio es claro: “Los jóvenes cuyas edades van desde los 14 a los 25 no son consumidores de la radio, ni lo serán. Hoy muchas emisoras de AM y FM se esfuerzan por conseguir la escucha de esas audiencias yendo a buscarlas a las redes y plataformas como Youtube, Spotify o Tik Tok, entre otras, generando producciones diferenciadas apuntadas a ese segmento, sin resultado medible. Esos oyentes no irán a la radio tradicional. Aunque tal vez consuman contenidos como el podcast, producidos por esta”.

“Hace 10 años la participación de las audiencias más jóvenes representaba el 28% de la escucha, hoy, o sea 10 años después, solo llega al 16% del total del encendido en las FM de nuestro país”.

Ahora bien, los adultos que dirigen los destinos de las emisoras y le dan forma a su aire también deben reconocer que los mensajes ofrecidos a la audiencia han sido y siguen siendo muy poco contemplativos y en cierto punto, estigmatizantes, con nuestros jóvenes.

En ese sentido, Barrios escribe: “Se presenta a los jóvenes asociados a contenidos en los que se busca lo nuevo e imprevisto. La aparición de la juventud se basa más en lo que hacen que en lo que dicen. Los relatos de los medios de comunicación refuerzan la estabilidad del mundo adulto y por el contrario, reafirman la inestabilidad del mundo juvenil. La imagen que tiende a mostrar es lúdica, descomprometida e informal, en la que se privilegia el placer como fuente de criterio moral y donde se muestra a los más jóvenes de una situación de inestabilidad. Permanentemente, las noticias que se publican sobre los jóvenes están relacionas con situaciones de conflicto”.

Esa disociación entre radio y juventud podría romperse  si la radio pasa a ocupar las góndolas que exponen los productos consumidos por los menores de 30 años: redes y plataformas digitales. “El aprovechamiento de los contenidos que los usuarios generan. Invertir generando contenidos en plataformas donde estén las audiencias buscadas y consideradas valiosas y utilizar estratégicamente los datos de audiencia digitales”, son algunas de las propuestas del autor para los radiodifusores a la hora de pensar en la conquista de los jóvenes.

Un capítulo aparte merece la mirada que Barrios ofrece sobre las audiencias de la radio más allá de la General Paz, donde no hay mediciones, y particularmente, en sitios como la Patagonia en donde por cuestiones geográficas, sociales y culturales, la radio de AM tiene aún una fuerte penetración vinculada con el rol de servicios a la comunidad que cumple.
El libro cuenta con las valiosas participaciones del periodista e investigador español (y amante de la radio) Gorka Zumeta, el periodista paraguayo Benjamín Fernández Bogado y el exdirector de radios como Continental, Del Plata y Belgrano de Buenos Aires, Freddy Ojea.

Las audiencias de la radio fue editado en agosto de 2022 y presentado en la Feria del Libro de Mar del Plata, donde reside su autor. Es parte del catálogo de venta de https://www.lacrujia.com.ar/#/