MARTÍN GUZMÁN

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que el acuerdo de reestructuración de la deuda alcanzado por la Argentina y tres grupos de acreedores otorga una plataforma de previsibilidad y orden financiero «para poder despegar» cuando la pandemia haya finalizado, al tiempo que solicitó «tener cautela» a pesar de la buena noticia.

El titular de la cartera económica se presentó en el Microcine del Palacio de Hacienda para brindar detalles sobre lo acordado con los representantes del Grupo Ad Hoc de Bonistas Argentinos, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo de Bonistas del Canje y otros tenedores para canjear u$s66.300 millones de títulos emitidos en el extranjero.

En una breve reseña cronológica sobre las diversas consecuencias que enfrentó el país desde que entró nuevamente al mercado de préstamos internacionales en 2016, aseguró que «los indicadores sociales y económicos» se encontraban «en deterioro» debido a que, en parte, existía «una situación de endeudamiento externo insostenible» provocada por «un préstamo récord con el FMI».

Frente a este panorama, el funcionario subrayó que uno de los objetivos del Gobierno de Alberto Fernández con la deuda era «quitarle al sector público la asfixia» y «proteger a los sectores más vulnerables de la población».

Por tal motivo, puntualizó que «era necesario resolver este problema para generar condiciones de previsibilidad al sector privado» aunque con la premisa de seguir una estrategia que llevara a una conclusión «ordenada y lo más rápida posible y que dejara al país de bien parado».

De todas maneras, el titular de Economía recordó que «el proceso de reestructuración sigue abierto» hasta el 24 de agosto, fecha en la que se espera «una partipacion muy alta» de los acreedores menores.»Procuramos tener la mayor participación posible y tener el acuerdo más consensuado posible entre todos», adelantó.

 

Fuente Ámbito.com