Mauricio Macri

Sin una oferta concreta, Lopetegui espera frenar las amenzas de juicios. La reunión será el próximo miércoles a las 14 horas.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el secretario de Energía Gustavo Lopetegui convocaron a representantes de empresas petroleras y gobernadores a una reunión el miércoles próximo a las 14 horas para suavizar el malestar generado por el congelamiento de los precios de los combustibles al 9 de agosto y por 90 días por decreto.

Fuentes del sector explicaron a La Política Online que las expectativas respecto de la reunión son pocas y que creen que la idea del encuentro es lograr que los gobernadores le bajen el tono público a su rechazo a la medida y que comprendan que les puede salir más caro que no logren estabilizar la macroeconomía que esta resolución transitoria. A su vez especulan con que los disuadan de tomar acciones legales por los costos que deberán enfrentar, incluso potenciales litigios de parte de los accionistas.

Es que el costo de la medida recayó casi por completo en las productoras de petróleo -que deberán producir con un barril de petróleo 15 dólares por debajo del precio de mercado– y por consiguiente las provincias petroleras, que por ende recibirán menos regalías, lo que afecta el estado de sus cuentas públicas.

«A nosotros no creo que tengan nada para ofrecernos, la medida ya está tomada y el decreto ya salió, Creo que van a intentar negociar con los gobernadores algún paliativo, alguna transferencia que les compense parte de las regalías», dijeron a LPO desde una de las principales productoras de petróleo del país.

Desde otra empresa, en cambio, señalaron que «tenemos la esperanza de que razonen y repartan de forma más equitativa la carga sobre toda la cadena de valor y no que seamos las que deben soportar el 100% de la medida, con este barril no podemos sostener las inversiones en Vaca Muerta y ellos lo saben; porque tampoco tenemos ninguna garantía para después de los 90 días del congelamiento».

Chubut está enfrentando serias dificultades para pagar los salarios y ya anunció que deberá reestructurar su deuda -garantizada con regalías petroleras-; en tanto que para Neuquén una parálisis de las inversiones le genera problemas inconmensurables porque 30.000 trabajadores petroleros se concentran en la provincia de Vaca Muerta y se pueden frustrar buena parte de los proyectos que iban a pagar la deuda contraída por Omar Gutiérrez.

De acuerdo a la fuerte consultada, en un contexto político tan sensible, los empresarios se cuidan de decir en público que su mayor temor es que el Gobierno con este decreto le abrió la puerta a que sus sucesores «mantengan este paquete de medidas y desalienten a mediano y largo plazo las expectativas de inversión».