La Fiscalía pidió el juicio oral y público para empresarios y exdirectivos del Banco Chubut por fraude.

Los fiscales Daniel Báez y Alex Williams pidieron la elevación a juicio por “administración fraudulenta por administración infiel” para Osvaldo Lujan y Marcelo Ramírez, expresidente y exgerente general del Banco Chubut, y los empresarios Graciela Adan y Gustavo Valenzuela Linage. La causa es por contratos, que engloban un monto millonario, que fueron realizados de forma directa violando el manual de contratación del mismo Banco Chubut. Y muchos de los trabajos que se pidieron no fueron realizados o se subcontrató a otras empresas, según el dictamen de la acusación presentado los fiscales ante la jueza Mirtha Moreno.

La Oficina Judicial de Rawson deberá fijar la fecha de “audiencia preliminar” para determinar si se eleva el caso a juicio. De ser así, deberán declarar casi 60 testigos, entre ellos el concejal de Puerto Madryn Christian Dames, quien realizó la denuncia; peritos informáticos y contadores del Equipo Técnico Multidisciplinario de la Procuración General; así como funcionarios del Banco Chubut como el actual presidente Julio Ramírez, los síndicos Gustavo Menna y Rodrigo Gaitán; como así también el exvicepresidente Oscar Antonena. La fiscalía presentó también más de 170 informes documentales para que sean analizados en caso de que la causa llegue a debate.

Contratos

Una de las contrataciones investigadas es a la firma “Graciela Adan & Asociados” por 1.900.000 pesos más IVA para “la implementación de servicios que permita seguimiento y potenciación de un plan comercial en cuanto a sus procesos, productos y servicios, plataforma tecnológica e innovaciones”, un “Estudio para la creación de una Sociedad Holding” y asesoramiento a la Gerencia General. “Las contrataciones se hicieron en clara violación  a la forma dictaminada por el manual de contrataciones interna del Banco ya que por ese monto se debió haber realizado un concurso privado y/o público de precios y no de forma directa. Y a pesar que la contratación fue observada por la Asesoría Legal del Banco de igual manera se efectuó”, indicaron los fiscales.

Uno de los datos que llamó la atención a los fiscales es que Graciela Adam comenzó su facturación al Banco Chubut con la factura 0002 y sólo le prestó servicios a la entidad bancaria.

En el marco de la causa, una pericia informática determinó que el Banco Chubut modificó archivos de los discos de computadoras una vez que se conoció información sobre las irregularidades y se efectuó la denuncia.

La consultora cordobesa 1810 Comunicaciones S.A., también fue investigada por contrataciones directas irregulares. Una de ellas es por 360 mil pesos para “la implementación de la Primera Etapa del Programa Comunicación para el Banco del Chubut”, sin que haya antecedentes documentales sobre servicios prestados o sobre cómo se arribó a esta contratación.

La segunda contratación fue por 400 mil pesos para realizar estudios cuantitativos a fin de indagar respecto la imagen del Banco. Lo que se descubrió es que los estudios fueron realizados por la consultora Delfos S.A., también de Córdoba, tras una subcontratación de 1810 Comunicaciones S.A.

Un dato es que la mitad de las preguntas que se realizaban en dichos estudios no tenían relación con la actividad del Banco, sino que eran encuestas de tipo político. Por ejemplo, se preguntaba si creía que una segunda gobernación de Martín Buzzi solucionaría los problemas de los chubutenses.

Otra contratación investigada es por la campaña de publicidad “Volver a Empezar”,  una línea de crédito del Banco del Chubut S.A., donde se pagó 792 mil pesos “violando la normativa interna del Banco, que requería un concurso privado de precios”, indicaron los fiscales y agregaron que “Valenzuela linaje subcontrató a otros proveedores por 436 mil pesos”.

Holding

El Banco Chubut contrató a Graciela Adan y Asociados para realizar un estudio para determinar la viabilidad de la creación de una Empresa Holding, que recibió observaciones por los síndicos del Banco Miguel Ariet, Gustavo Mena y Rodrigo Gaitan, toda vez que el informe presentado por la prestataria no cumplía requisitos mínimos de lo que la contratación implicaba, no obstante lo cual el Gerente Marcelo Ramirez autorizó los pagos. “Resulta incomprensible que no se haya tomado en cuenta que el Banco del Chubut es una S.A con participación Estatal mayoritaria y que cualquier modificación en su estructura requiere la aprobación de la Legislatura Provincial. Este trabajo por el que se abonó 450 mil pesos solo trajo como resultado un perjuicio patrimonial ya que el objeto contractual en sí mismo era inviable y el “trabajo” presentado ni siquiera ha sido realizado por la prestataria, toda vez que surge del informe pericial el mismo es una copia genérica de lineamientos básicos obtenible incluso de páginas web”