Martín Reigada, director de Defensa al Consumidor, confirmó que aplicaron sanciones por infracciones a la denominada ley anticolas. 

La normativa neuquina sancionada este año estipula que cualquier demora en la atención que supere los 30 minutos es una infracción y corresponde una multa.

Además se prohíbe que los consumidores permanezcan a la intemperie y cualquier fila en la vereda es motivo de sanción.

Cuando el local cuente con turnos numerados, asientos y baños, el plazo de espera permitido puede ser de 90 minutos.

Fuente: La Mañana de Neuquén.