Menna Gustavo

El diputado nacional de Chubut Gustavo Menna (Interbloque UCR-Juntos por el Cambio) presentó este viernes un proyecto de ley para incluir no solamente a las naftas sino también al gasoil y al diésel en la exención del impuesto a los combustibles líquidos, tanto en la Patagonia como en otras regiones del país con características similares

El proyecto, acompañado por las diputadas Roxana Reyes (Santa Cruz), Lorena Matzen (Río Negro) y Karina Banfi (Buenos Aires), plantea una modificación en la Ley 23.966 en relación con el impuesto sobre los combustibles líquidos en las provincias de Neuquén, La Pampa, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego, el Partido de Patagones, Buenos Aires, y el Departamento de Malargüe, en Mendoza.

Menna dijo en los fundamentos que las mencionadas zonas tienen “particulares condiciones geográficas, climáticas y de desarrollo socio-económico”, y que la iniciativa busca “mitigar la indiscutible realidad de estas regiones, en las que las bajas temperaturas y las largas distancias implican una carga económica injusta para sus habitantes”, al tiempo que mencionó la necesidad, en el actual contexto de pandemia, de generar medidas que permitan mejorar las condiciones de traslado de la población por motivos laborales, productivos o personales.

Luego de hacer en los fundamentos del proyecto un recorrido por las sucesivas normas que plantearon impuestos a los combustibles, indicó Menna que “en Patagonia sur (Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y línea sur de la provincia de Río Negro), durante los años ‘90, la exención representaba cerca del 50% del precio al consumidor”.

Aclaró que “esto no significa que con esta modificación que presentamos bajen los precios al 50%, sino que esta exención al gasoil representa a la fecha $15,60 por litro, sin perjuicio de que el 1° de septiembre próximo tiene que ajustarse el valor por parte de la AFIP”.

Marcó que “al estar expresado en pesos y no en un porcentual, desde la salida de la convertibilidad y el consecuente proceso inflacionario que se desató casi ininterrumpidamente, esa diferencia fue licuándose ya que el precio del producto subía más que el monto del tributo”.

“La propuesta resulta de toda justicia. La Patagonia es la región del país en el cual las distancias entre centros poblados son mayores y la densidad poblacional es más baja; ello encarece todos los costos, particularmente los vinculados a la logística, como así también los desplazamientos de las personas, en una zona en la que de una localidad a otra las distancias se cuentan en cientos de kilómetros”, dijo.

Agregó en este sentido que “el costo de los combustibles tiene una incidencia central en todo lo vinculado a logística y, en particular, en el transporte de mercaderías como así también de personas, sea en los modos públicos o privados de transporte”.

De manera complementaria, sostuvo que el actual contexto de pandemia “deja entrever un acuciante panorama económico donde el pronóstico para Argentina augura la caída de hasta el 10% del PBI, una alta tasa de desempleo y, consecuentemente, una contracción de los ingresos familiares, de lo que se deduce que los habitantes de Patagonia se encontrarán en una difícil situación para costear los traslados que demandan las actividades laborales, productivas y personales”.