Discurso de Alfonsín en Plaza de Mayo

El 19 de abril de 1987 una frase atronó con alivio la Plaza de Mayo: «La casa está en orden y no hay sangre en la Argentina», pasando a ser un ícono de la democracia, desde su retorno en 1983.

Con estas palabras, el presidente Raúl Alfonsín saludó desde el balcón de la Casa Rosada a la multitud, que llenaba la plaza de Mayo desde hacía días, buscando tranquilizar a los argentinos que desde hacía cuatro días observaban azorados la rebelión carapintada que condicionaba a la flamante democracia, reinstaurada apenas tres años antes.

Video del discurso del Dr. Alfonsín antes de dirigirse a Campo de Mayo:

Discurso luego de regresar de la Escuela de Infantería de Campo de Mayo: