Familiares del buque desaparecido se suman a la búsqueda y exigen que ésta no se detenga. Un desgarrador relato de una madre y la esposa de uno de los marineros, que reveló el último contacto con él.

Algunos integrantes de la familia de tripulantes desaparecidos con el buque pesquero Rigel, mantuvieron un encuentro con las autoridades de la Prefectura Naval en Puerto Madryn. En contacto con la prensa explicaron el momento difícil que les está tocando vivir. Fue el caso de Adela Emilse Ale, es la madre de Carlos Daniel Rodríguez. Se trata de uno de los marineros que se busca denodadamente por las autoridades marítimas y la participación de otros pesqueros.

Adela confirmó que parte de los familiares se sumarán a la búsqueda aérea con la Prefectura Naval “en la zona donde se localizó la mancha de combustible”. La madre asegura que “todavía tengo la esperanza de encontrar a mi hijo”; pero reconoce que es algo que “que cada vez se está desvaneciendo más”.

Mensaje de Adiós.

Por su parte, la esposa de Carlos, Julieta Rodríguez, nos relató que su esposo “se iba a trabajar porque no tenía otra profesión, pero en realidad no quería salir al mar”. Cada salida era una despedida, “él se iba y sabía que el riesgo de todo marinero es que no saben si van a volver”.

El barco tuvo algunas complicaciones antes de salir, y él se lo hizo saber en un mensaje de voz estremecedor. Horas previas de la partida le comunicó que “no podemos salir”. Un problema que sería eléctrico los tenía “dando vueltas por acá” sin poder zarpar al horario que tenían previsto.

Al ser consultada sobre si aún conservan esperanzas de encontrarlos con vida, aseguró que “siempre está esa lucecita”. Julieta queda con la hija de cinco años que tenían en común. Y, unos años mayor deja a Federico, su primer hijo de otro matrimonio.