Ballenas

Luego de ser parte de la Mónaco Ocean Week y disertar sobre la protección de la ballena franca austral, la capitana y guía chubutense hizo un repaso sobre su experiencia en Europa.

Romina Bottazzi, junto al investigador del CENPAT, Enrique Crespo, y la economista  Stephanie Stefanski expusieron sobre la ballena franca austral, su avistaje en nuestra región y la posibilidad de lograr el financiamiento para que niños se sumen en la tarea de los investigadores que estudian, censan y cuidan a los cetáceos en el mar chubutense.

Las ponencias tuvieron lugar el mes pasado en el prestigioso evento Mónaco Ocean Week (Semana del Océano) que organiza la Fundación del Príncipe Alberto.

Semana de la Conservación de la Ballena en Mónaco

Ya de regreso en Puerto Madryn, Bottazzi dialogó con Roberto Suárez por LA17 sobre su experiencia en Europa: «El proyecto nace gracias a un contacto que tengo en Mónaco que nos ofreció un espacio en Mónaco Ocean Week para vincular la comunidad científica con la comunidad local. Así, propusieron armar una ponencia sobre el mar, las ballenas (nuestro principal atractivo) e integramos al investigador Enrique Crespo y la Dra. Stefanski«, comentó.

Un pedacito en un día de «Quique»

«Para un chico vivir un pedacito de un día de Quique le puede marcar su futuro», aseguró Romina en referencia a la labor del investigador de la fauna marina en nuestra zona.

Mónaco Crespo Botazzi

Por su parte, Crespo había comentado a LA17 sobre el proyecto que expusieron en el Yacht Club europeo: “Hace un tiempo presentamos junto a Romina una serie de proyectos a la fundación del Principado de Mónaco que se dedica a la protección del ambiente marino y de los que mandamos les interesó mucho uno sobre ballena franca…Constantemente necesitamos financiamiento para mantener el programa de monitoreo y ver cuál es la tendencia de la población, la mortalidad y todo lo relacionado a la ballena franca. La parte técnica son los vuelos por Península Valdés, hacer el conteo de ballenas, ver la tendencia de la población. Lo que pensamos para la comunidad es programar vuelos más cortos a los que podamos subir chicos de diez a quince años, dos chicos por vuelo, lo que daría un total de 60 chicos por temporada”.

Y Bottazzi indicó que luego de la charla a sala llena «nos recibieron en la fundación los encargados de proyectos y nos habilitaron para presentar el nuestro que, básicamente, consiste en sumar a niños a las tareas de investigación mediante sobrevuelos, pero ahora pensamos en ampliar y reformular el proyecto pensando en un mediano plazo- entre uno y dos años-  porque queremos sumar a más chicos de más escuelas para que sobrevuelen y conozcan mucho mejor desde el mar y la tierra a las ballenas. Nos tomaremos unos meses para completar formularios y vemos si podemos avanzar en la idea Madryn, Pirámides, Trelew, Rawson y Gaiman«.

«Hay financiamientos en el exterior, están creciendo los financiamientos de investigación que estén vinculados con la comunidad local», añadió la chubutense que adelantó que en el caso de que la fundación apruebe el financiamiento para el proyecto, comenzarán con todas las tratativas, tanto en las escuelas como en las compañías de seguros.