SASTRE Y CÁMARA DE COMERCIO

El Intendente se reunió con las autoridades del sector para trabajar de manera articulada, con el fin de analizar distintas medidas para superar la segunda ola de contagios de Covid-19. El Jefe Comunal remarcó la importancia de seguir respetando el uso de tapabocas, distanciamiento y ventilación en los locales cerrados.

El intendente de Puerto Madryn, Gustavo Sastre, se reunió con las autoridades de la Cámara de Comercio de la ciudad (CAMAD), con quienes dialogó acerca de la situación epidemiológica que está atravesando la localidad y también para diagramar estrategias conjuntas de cara al futuro inmediato.

De manera conjunta se planificó el desarrollo de una campaña de concientización para que los ciudadanos sigan utilizando el tapabocas, respetando el distanciamiento y ventilando los ambientes.

Acompañamiento al sector

En cuanto a la posibilidad de tomar medidas en la ciudad, el Intendente adelantó: “No voy a permitir que se genere un doble problema y que además de los inconvenientes sanitarios tengamos complicaciones económicas en el sector comercial, que es tan importante para nuestra ciudad”.

En este mismo sentido, Sastre recordó: “Hay gente que la pasó realmente mal cuando cerró su comercio y que tuvo que atravesar situaciones sumamente adversas. Por eso hoy los queremos acompañar y respaldar fuertemente para que hagamos frente a la segunda ola”.

En cuanto a la campaña que se diagramará de manera conjunta entre la Municipalidad de Puerto Madryn y la CAMAD, cabe destacar que la misma se tratará de implementar en todos los establecimientos educativos que dependen del Municipio. Además, se continuará exigiendo la obligatoriedad del uso del tapabocas en todos los locales comerciales de la ciudad.

También se convocará a las asociaciones sindicales que nuclean a los trabajadores del sector para que colaboren con la difusión de las medidas para hacer frente a la pandemia. En tanto que desde el organismo agradecieron la predisposición del Intendente y remarcaron la importancia de que el sector privado trabaje en la misma sintonía que el Estado.