VUELOS

Reino Unido endurece los controles para ingresar. También detectaron la nueva cepa en Italia, Alemania, Bélgica, Países Bajos, Israel y República Checa.

El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció este sábado un endurecimiento de las medidas de entrada en su país para frenar la propagación de la variante Ómicron del coronavirus, de la que ya se han detectado dos casos en el Reino Unido. Esos contagios se suman a los registrados en Países Bajos, Alemania, Bélgica, Italia, Israel y República Checa.

«Tenemos que establecer un nuevo régimen de pruebas», dijo el primer ministro en una conferencia de prensa. Y detalló: «Pediremos a cualquier persona que entre en el Reino Unido que pase una prueba PCR dos días después de su llegada y que se aísle hasta que tenga el resultado».

Alerta en Europa y Estados Unidos

La preocupación por la nueva variante se expande por toda Europa. Este sábado se confirmó que 61 pasajeros de dos vuelos procedentes de Sudáfrica dieron positivo en las pruebas de coronavirus a su llegada al aeropuerto Schiphol de la ciudad de Amsterdam, en los Países Bajos. Tras analizar las muestras, las autoridades sanitarias confirmaron que todos los contagios pertenecen a la variante Ómicron.

Ómicron fue notificada por primera vez por Sudáfrica el pasado 24 de noviembre y presenta una importante cantidad de mutaciones.

Las alarmas se encendieron en todo el mundo. La Unión Europea y Estados Unidos suspendieron los vuelos con siete países del Sur de África.

Argentina posterga vuelos

En la misma línea, Argentina anunció que postergará el regreso de los vuelos directos con el continente africano. Con las restricciones en los aeropuertos europeos y estadounidenses, el flujo de pasajeros que pueden llegar a nuestro país se reduce al mínimo.

Sin embargo, está previsto que quienes lleguen a Argentina y hayan estado en continente africano hasta 14 días previos deberán realizarse una prueba de PCR, aislarse dos semanas y hacer un nuevo test.

Fuente Clarín