Bolivia dio la sorpresa y se transformó en una potencia con la extracción del Litio, logrando así dar el salto a la producción de este metal alcalino clave en la industria electromotriz, que actualmente lidera China. La Bolivia de Evo Morales logró industrializar y fabricar en su país.

Cuando la actual planta piloto de Llipi, que está firmemente resguardada por el ejército boliviano, pase a la producción industrial a finales de 2020, tendrá “una capacidad de producción de 15,000 toneladas” de carbonato de litio.

Este material es utilizado para la fabricación de cerámica, carbonato de litio, vidrio y hasta medicinas, además de señalar que es primordial para fabricar baterías recargables de ion litio para vehículos eléctricos y dispositivos electrónicos.

Salar de Uyuni

A 3.663 metros de altura en el Salar de Uyuni, el mayor desierto de sal del mundo, el trasiego de camión es entre piscinas donde se evaporan las sales para extraer litio no cesa. Bolivia acaba de hacerle frente a Chile, se suma de forma activa al llamado “Triángulo del Litio” junto con Chile y Argentina, dos de los mayores productores actuales de este “oro blanco”, junto con Australia y China.

El Salar de Uyuni, es el mayor atractivo turístico de Bolivia, ocupa 10.000 km2, con la explotación del metal más liviano y con menor densidad de los elementos sólidos de la tabla periódica solo ocupa el 3% de este mar de sal y utiliza tecnologías limpias.

Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), la empresa estatal creada en 2008 por el gobierno del presidente Evo Morales para explotar los recursos evaporíticos de los salares, espera convertir a Bolivia en el cuarto productor mundial de litio y el segundo de Sudamérica para 2021.

El litio sigue el mismo modelo de explotación que los hidrocarburos, nacionalizados en 2006 por Morales. No obstante, consciente de las limitaciones de poner en pie una industria propia, YLB ha firmado acuerdos con “socios estratégicos” que “traigan su tecnología y “garanticen el mercado”, como la alemana ACI Systems para producir hidróxido de litio y fabricar materiales catódicos y baterías de ion litio “made in Bolivia” destinadas al mercado europeo.

Y con la china Xinjiang Tbea Group-Baocheng, que a diferencia de la alemana, explotará los salares de Coipasa (Oruro) y Pastos Grandes (Potosí) y procesará la materia prima en Asia.

Primer auto eléctrico de Bolivia

En plena transición mundial a las energías limpias, Bolivia, pudo llevar a cabo la creación y ensamblaje de su primer auto electrónico a cargo de ingenieros bolivianos y que tiene la capacidad de transportar tres personas. Todo esto tras convertir en Bolivia en una potencia del litio.

La empresa boliviana Industrias Quantum Motors SA presentó en Cochabamba, Bolivia, el primer coche eléctrico fabricado en el país. A pesar de que el 60% de las partes del vehículo fueron importadas, el restante fue hecho en su totalidad en el país altiplanico.

“La industrialización del litio tendrá un gran peso en la transformación de la matriz energética de Bolivia, y nuestra voluntad es contribuir a que se masifique el empleo de vehículos eléctricos, garantizar la provisión del litio necesario para ese proceso, así como impulsar el uso de energías limpias“, aseguró el gerente de Yacimientos del Litio Bolivianos (YLB).

Fuente: Canalsur Patagonia