Imagen de una central nuclear flotante en China

El presidente Mauricio Macri se apresta a firmar con China la construcción de la cuarta central nuclear en la Argentina. El cierre de las negociaciones con China estará a cargo del jefe de Gabinete, Marcos Peña, que arribará a Beijing el próximo 25 de junio.

La Argentina y China firmaron en abril una Carta de Intención donde se ratificó la idea del presidente chino Xi Jinping de avanzar con la construcción de una central nuclear que tuvo fuertes cuestionamientos de la comunidad científica y que se instalará en la localidad de Campana, provincia de Buenos Aires.

Estricta reserva

Desde el Ministerio de Hacienda mantuvieron en estricta reserva ese convenio con China, al punto que el ministro Nicolás Dujovne pidió que no hubiera comunicado de prensa.

La decisión de avanzar con este millonario acuerdo tuvo muchas idas y vueltas. Pero a fin de año se restablecieron las negociaciones y se definió avanzar con la construcción de la central nuclear.

Hay muchos especialistas que no están de acuerdo con que la Argentina abandone la tecnología CANDU (con aporte de Canadá) que tradicionalmente utilizó el país para las centrales nucleares y se use ahora una tecnología exclusivamente china. La dependencia de la Argentina con esta tecnología podría generar riesgos en el futuro.

Un cambio estratégico

Irma Argüello, directora de la Fundación No-proliferación nuclear para la Seguridad Global (NPSGlobal), explicó que «no existe experiencia nacional en este tipo de tecnologías como hubo con la tecnología CANDU». Se estima que sólo un 15% de la central que proyecta China en el país será con tecnología argentina. «Este es un cambio estratégico que nos ata a la provisión de uranio enriquecido del reactor«, añadió Argüello. Además, algunos funcionarios de Cancillería vienen advirtiendo al Poder Ejecutivo sobre los riesgos de mantener una permanente dependencia de China en la política exterior y especialmente en áreas sensibles como la energética.

Sobre los detalles del contrato que firmarán Macri y Xi Jinping se pudo saber que:

  • La empresa China National Nuclear Corporation (CNNC) y el gobierno de Xi Jinping aportarán un préstamo de 7.900 millones de dólares a 20 años.
  • El préstamo chino será del 85% del total de la obra y el aporte local será de un 15%. A su vez, la tasa de interés que pagará la Argentina a China será de aproximadamente el 5,5%.
  • Al parecer se eliminará la cláusula que preveía que la Argentina iba a recibir de China un adicional de USD 2.500 millones con una financiación blanda para que el Tesoro Nacional tenga libre disponibilidad de esos fondos.
  • En la negociación final hubo una rebaja de casi 1.000 millones que logró la Argentina para el financiamiento base de inversión de la central que originalmente era de 9.000 millones de dólares.

Los números no son los mismos

En realidad, los números no coinciden. En abril del 2018, cuando se habló de este proyecto, el ahorro anunciado era de 1.600 millones de dólares, sobre un presupuesto inicial de 7.400 millones, es decir que la central le iba a costar a la Argentina 5.800 millones de dólares, que un año después se han convertido en 7.900 millones de dólares más intereses. Misterios de la inflación nacional.

Con todos estos detalles, más algunos temas técnicos del montaje de la obra, ahora solo resta la foto de Macri y Xi Jinping para la rúbrica del contrato de la central nuclear. Así, la Argentina sumará un nuevo proyecto chino y la administración de Xi avanzará más en su proyecto de penetración en América Latina, y especialmente en nuestro país.