La Red de Académicos por la Minería Sustentable, integrada por profesionales formados en universidades interesados en la actividad minera como docentes, investigadores o profesionales independientes de diferentes disciplinas, emitieron una comunicación destacando la búsqueda de una minería posible en todo el territorio nacional.

“Adherimos a la preocupación que la actividad minera genera a amplios sectores de la sociedad ya que comprendemos que, para tomar buenas decisiones, el conocimiento debe ser el soporte que acompaña a los análisis”, afirman, y promueven la realización de “encuentros con debates cuyo objetivo básico sea arribar a consensos con fundamentos técnicos y científicos y con la premisa de alcanzar un desarrollo sustentable”.

La minería es la obtención selectiva de los minerales y otros materiales de la corteza terrestre, y comprende búsqueda, extracción, procesamiento y comercialización de sustancias minerales, y las consideraciones sobre el tema que se hacen en la Constitución Nacional evidencian la importancia de esta actividad económica para el desarrollo del país.

Aducen los académicos que “La necesidad de aprovechar los recursos mineros ha seguido la evolución de la humanidad puesto que es indispensable para asegurar su supervivencia. Sólo basta con pensar en las distintas industrias que necesitan minerales como insumos: vidrio, plástico, cerámica, electrónica, sin mencionar la construcción entre otros. Nuestro país registra actividades mineras desde épocas pre-coloniales y preocupaciones para regular y desarrollarlas ya desde 1810”.

Destacan que “Perú, con menos de 65.000 hectáreas del territorio efectivamente ocupadas por operaciones en actividad, es decir, el 0,05% del territorio total, exportó, en 2018, más de 28 mil millones de dólares”.

Otro aspecto a contemplar es el desarrollo de nuevas tecnologías aplicables al sector que permiten evitar y mitigar posibles impactos negativos, así como mejorar la remediación de los mismos. Esto incluye la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el ciclo de vida de la minería, que actualmente se consideran inferiores al 10%, corroborando que es una de las actividades productivas que menos contribuyen al mismo.

«Lo señalado nos lleva a considerar que no podemos vivir sin minería y que ésta puede aportar sustancialmente al desarrollo sustentable de todo nuestro país».

El tema y el gran desafío es cómo hacer minería. Y para ello es indispensable considerar los aspectos ambientales, sociales y económicos y contar con la participación del estado (en sus distintos niveles), la sociedad civil y las empresas. Esto implica fundamentalmente diálogo, trabajo y transparencia.