Chelforó en Río Negro, una pequeñísima localidad de 80 habitantes, podría convertirse en el nodo de acopio y distribución de la arena de cuarzo para fractura hidráulica, insumo clave para el desarrollo de los pozos no convencionales en Vaca Muerta, mediante la construcción de un arenoducto.

El arenoducto es la propuesta que está en análisis de las operadoras con interés en la formación shale y que necesitan con urgencia analizar soluciones que ayuden a disminuir los costos de transporte de arena y agua, reduciendo los cuellos de botella en las rutas hacia Añelo.

Una opción al tren

Patagonia Shale Services (PSS) es la compañía que elaboró el proyecto e inició las charlas con la comisión de fomento del distrito rionegrino, varios despachos del gobierno provincial y los contactos con las compañías petroleras. «Esta es una opción al bitren o al tren, un sistema barato y cómodo para la industria”, explicó Gian Franco Andreani, vicepresidente de PSS.

El arenoducto es un sistema que tiene origen en la minería, donde los mineraloductos cuentan con un funcionamiento similar. De acuerdo al proyecto, se generaría un barro con la arena y agua, que podría tomarse del río Negro, y llevarlo a través de un ducto con bombeo realizado con gas. El objetivo es acopiar la arena de Entre Ríos, de Chubut o incluso la importada en un centro que estaría comandado por las empresas interesadas -modelo parecido a Oldelval o a Termap-, y desde este punto enviar la arena a través del arenoducto que llegaría a áreas de Vaca Muerta.

El beneficio es tener libres las rutas

“El petróleo saliendo por camión o tren sólo puede ser en situaciones críticas, pero cuando los volúmenes son grandes se construye un oleoducto. Lo mismo con la arena, que tiene su solución en los arenoductos. El beneficio es tener libres las rutas, tener la tranquilidad de que es un sistema seguro y en Vaca Muerta utilizaría los derechos de vía existentes como los de Oldeval o TGS”, detalló Andreani.

50 mil camiones por año

El transporte de arena moviliza 50 mil camiones por año. Si Vaca Muerta mantiene el crecimiento de su producción, podría duplicarse el movimiento de cargas en los próximos cinco años. La localidad que sufriría más sería Añelo por el embotellamiento y el desgaste de sus rutas. La solución de PSS reduce la inversión en alternativas como el tren y retira los camiones de las trazas urbanas de las ciudades.

El proyecto estima que el arenoducto podría transportar de 1,5 a 1,8 millones de toneladas por año de este insumo que es de gran importancia para concretar las fracturas en los pozos horizontales en los yacimientos que llegan hasta la formación geológica de Vaca Muerta.

Reutilización del agua

Un doble beneficio de la propuesta implica que las operadoras tendrían en un punto de recepción el arena y parte del agua, con la que se formó el barro, que al separarse podría reutilizarse para las tareas propias del fracking.

PSS es una compañía abocada a los productos y servicios de revestimientos térmicos para cañerías de conducción en la industria del petróleo y gas, recuperación de tuberías y fabricación de termoplásticos. La empresa, que preside Guillermo Noriega, tiene plantas en Neuquén y San Luis.

Fuente: La Mañana de Neuquén