Diego Castro

El conductor de «La Gran Mañana. Especial de Sábado» cumple 3 décadas de labor frente a los micrófonos. Aquí compartimos una nota publicada por el portal Radio en Papel.

Desde emisoras de Trelew y Puerto Madryn, en la provincia de Chubut, hay una voz inquieta que recorre los parajes del sur argentino donde la radio es, muchas veces, la única compañía. Y suele hacerlo desde hace tres décadas.

Diego Castro es una voz amiga de la audiencia del sur. Desde hace varios años conduce su tradicional programa “La gran mañana”, cada sábado de 9 a 13 por LU17 Radio Golfo Nuevo AM 540 de Puerto Madryn en simultáneo con Trelew Noticias 96.9. Juegos, algunas entrevistas y mucha interacción con la audiencia son la clave de su programa.

Pero más allá de este ciclo, anima de lunes a viernes junto a Carla Endara el programa vespertino de Radio Ciudad 87.9 FM, la emisora del municipio de Trelew. Y como dijimos, le gusta viajar para hacer su programa desde las montañas, los parajes más recónditos del sur y los paisajes soñados de la Patagonia.

Diego Castro

Pero la radio no solo es su trabajo, sino su compañía desde siempre: “De chico y viviendo alejado de la ciudad y con poca televisión, sin duda que en casa la gran compañía era la radio y seguramente por influencia de mi viejo que era al q más le gustaba la radio, escuchaba mucho a Héctor Larrea con Landriscina y Mario Sánchez, recuerdo mucho también mas grande ya la época de Radio El Mundo y La Noche con Amigos de Lionel Godoy y le seguía Demasiado Tarde para Lagrimas con Alejandro Dolina, Adolfo Castelo y Guillermo Stronatti. También escuchaba la programación de LU20 Radio Chubut con los programas de el querido Negro Gómez, Hicieron grande al deporte con Alberto Astutti, El tren de la vida con Hector Araneda, y las voces Carlitos Espinosa, Alberto Viegas, Diana de Mayo, Alba Sancio y Silvia Sánchez entre tantos otros”, comentó Diego Castro a Radio en Papel.

Diego Castro junto a Julio Balda

Con respecto a sus primeros trabajos, cuando el vinilo y las caseteras dominaban la cabina del operador, Diego recuerda: “Mi primer trabajo en radio fue en Bahía Engaño FM 104.5 de la ciudad de Rawson `Primera emisora de la ciudad capital´ así decía su slogan. El primer programa fue un 7 de abril de 1990, el programa se llamó ´Sábados de luna llena´ (sábados de 22 a 1.00) que duro al aire 5 años. En enero de 1991 de lunes a viernes también en Bahía Engaño hice La Baticueva de 21 a 23 durante 5 años”.

Posteriormente condujo programas en LU20 Radio Chubut AM580 de Trelew y en su FM, Galaxia, y llegó el tiempo de sacar la radio a la calle o a los pueblos…

“Los viajes al interior surgen primero creo por unas ganas mías de hacer radio fuera de estudio, fue algo que siempre me gusto, ya en Rawson cuando podía lo hacía con transmisiones desde el Hotel Provincial y ya estando en Trelew en LU20 con salidas desde confiterías céntricas con el programa de FM o también con programas desde Gaiman. Pero también lo que me generaba mucha curiosidad y ganas de conocer era el interior de la provincia acercando a la radio a pobladores. Mi primer salida por el día del niño fue transmitir desde la escuela de localidad de Blancuntre, que junto con El Mirasol, son las que recuerdo con más cariño por haber compartido dos días con los chicos que asistían a los estos establecimientos escolares y ver cómo era en esa época vivir en el interior y donde la radio era la gran compañía”, comentó el conductor sobre su visita a parajes de la meseta del Chubut donde habitan cientos de personas que lo reciben con los brazos abiertos como si se tratara de un familiar ya que su voz es muy conocida.

“Después vinieron viajes a Lagunita Salada, José de San Martín, Gobernador Costa, Dique Ameghino, Epuyén, Sarmiento, Camarones y Paso de Indios, entre otros pueblos de Chubut”, agregó.

Las fiestas populares lo encuentran con el micrófono (o celular) siempre listo. Es así que estuvo en los eventos más concurridos en las localidades de la Comarca de los Andes o Esquel, donde transmitió desde el centro de esquí La Hoya.

Diego Castro y Pistusia Morales

Paralelamente, llegaron a la vida de Diego los premios: distinciones como el Faro de Oro, la Gaviota de Oro, Ballenas de Puerto Madryn y varias nominaciones a los premios Martín Fierro Federal.

Diego Castro. Premios Faro de Oro 2018

“Para mí la radio es como un gran universo que incluye, contiene, informa y entretiene. Tiene todos los matices y hay que saber llegar a todos, porque todos pueden escuchar radio: en la casa, el trabajo, en el auto en la calle y hasta acostado antes de descansar. La radio no solo debe ser desde un estudio, la radio también es la calle y además es el medio por el cual la gente se siente más identificado porque interactúa de manera más directa. Sin duda para mí ha sido magia la radio y me gusta que así sea para la gente”, concluyó la voz patagónica que suele cansarse de los confortables estudios radiales y lleva sus micrófonos cerca de la gente.