En total son 17 de los aproximadamente 60 detenidos alojados en la Unidad Penitenciaria Provincial entre Puerto Madryn y Trelew.

Desde el propio penal se comunicó uno de los reclusos, que purga una condena a 20 años por homicidio en ocasión de robo, explicando que la unidad no tiene médico ni tampoco ambulancia.

Además no se realizan los traslados de los detenidos a visitar a sus familias y se quejan que el colchón del lugar dispuesto para las visitas higiénicas, nunca se cambió y es usado por todos.

La huelga de hambre comenzó este lunes y sólo beben líquidos.

La mantendrán hasta recibir respuestas de las autoridades.