En un Gimnasio municipal repleto y con la presencia del Gobernador Mariano Arcioni el intendente saliente Ricardo Sastre y el intendente de Trelew Adrián Maderna, Ricardo Sastre le tomó un juramento histórico al nuevo intendente de la ciudad, su hermano, Gustavo Sastre.

También estuvieron presentes los Intendentes mandato cumplido Osvaldo Sala, Julio Aristarain y Carlos Eliceche, jefes comunales e intendentes electos de distintas localidades, senadores y diputados nacionales, diputados provinciales y concejales y dirigentes sindicales como el titular de Luz y Fuerza de la Patagonia, Héctor González.

Ricardo Sastre señaló que su discurso “Me nació desde lo sentimental. Desde lo que ha creado en mí todos estos años de relación con ustedes, mi gente, mi pueblo. Y también desde lo que va a venir. Me toca hoy estar aquí con una mezcla de emociones. De todos lados brotan sentimientos encontrados. Me toca hoy estar aquí en este lugar que voy a dejar y con el que siempre soñé con ocupar. Y lo soñé porque entendí que era un lugar donde jamás me iba a sentir solo. Donde nunca podría claudicar”, dijo.

En su emotivo discurso, Ricardo Sastre mencionó un proverbio chino: “ayuda a cruzar el bote de tu hermano y el tuyo llegará a la otra orilla”. Digo con emoción que este lugar lo dejará sólo mi cuerpo. Porque no lo dejará mi sangre: Toda la suerte, Gustavo. Desde ahora, intendente. Por siempre, hermano».

Posteriormente a prestar juramento, y tomarle juramento a los integrantes de su gabinete, Gustavo Sastre se dirigió a los presentes:

“Hay momentos en la vida de los hombres que permanecerán por siempre en la memoria. Se volverán imborrables porque pasarán a ser parte de su historia. Para mí, este es uno de ellos. Porque siento que alcancé un preciado tesoro que no tiene un valor material, sino uno moral. Y sentimental y comprometido. Es en este momento en que los años que he vivido caminando las calles, visitando los barrios, escuchando a la gente vuelven a mí y se reproducen como imágenes indelebles”.

“Formé parte de un proyecto que puso por delante los intereses del pueblo de Puerto Madryn por sobre cualquier otro interés para hacer de esta ciudad la más linda y la más justa”.

Agregó el Intendente electo que “soy un agradecido al vecino que me ha dado semejante posibilidad y responsabilidad. Mi agradecimiento por esta gran oportunidad será eterno. Y siento que la única manera que puedo devolver esta enorme posibilidad que me dieron es haciendo de la nueva gestión, una gestión sin puertas que nos separen, sin burocracia que nos atrase, sin distancias que nos disperse”.

“Esa impronta que dominó los últimos 8 años de gobierno municipal ha sido clave para que la gente nos de la continuidad que necesitábamos para continuar un trabajo que tuvo piso allá por 2011 pero que hoy no tiene techo” y cerró diciendo que “mis palabras han sido nada más y nada menos que lo que siento. No hay que caer nunca en uno de los peores errores del hombre que es el silencio. Diciendo lo que se siente y lo que se quiere es la mejor manera de gobernar porque se hace de cara a la gente”.

A continuación, el discurso completo: