La intención es dar continuidad al proyecto, que data de principios de la década pasada, y que generó iniciativas legislativas en el Senado y en la Legislatura del Chubut. Menna busca así “instar a todos los niveles del Estado a trabajar de modo integral conjuntamente con el sector privado” para llevarlo adelante.

El diputado nacional Gustavo Menna (UCR Cambiemos – Chubut) presentó una iniciativa por la cual promueve que la Cámara Baja declare de “interés legislativo” el proyecto para instalar una biorefinería en Puerto Madryn a partir de biomasa de microalgas, como una nueva incorporación de valor agregado al tratamiento de efluentes cloacales que se lleva adelante en la ciudad a partir de una iniciativa surgida a comienzos de la década pasada.

El proyecto de declaración de Menna cuenta con el acompañamiento de los legisladores Brenda Austin (UCR-Córdoba)Alejandro Echegaray (UCR-Buenos Aires)Luis Pastori (UCR-Misiones)Mario Arce (UCR-Formosa)Albor Cantard (UCR-Santa Fe) y Antonio Carambia (PRO Cambiemos – Santa Cruz).

La propuesta busca declarar “de Interés Legislativo el Proyecto Biorefinería de Puerto Madryn para la captación de gases de efecto invernadero (GEI), cuyo objetivo consiste en crear un Parque Científico-Tecnológico, que en una superficie de 200 hectáreas y con la construcción de laboratorios de investigación, plantas experimentales, unidades de cultivo (inoculación, crecimiento y cultivo) y unidades de producción (cosechado y producción), permita desarrollar productos a partir de la utilización de la biomasa de microalgas, como una nueva incorporación de valor agregado al tratamiento de efluentes cloacales de la ciudad”, indica el texto.

En su iniciativa, Menna dejó en claro que el proyecto de instalación de una planta de biorefinería de microalgas para la captación de gases GEI en Puerto Madryn “ha sido declarado de Interés por el Honorable Senado de la Nación con fecha 31 de mayo de 2017 -a instancias de un proyecto de la legisladora chubutense Nancy González (PJ) y por la Legislatura de la Provincia de Chubut en una resolución adoptada el 7 de septiembre de 2017”, en este caso por medio de una iniciativa de la diputada provincial Alejandra Marcilla, también del justicialismo.

El proyecto del reuso del agua fue Raúl Arranz, quien en 1982 participó del equipo interdisciplinario que redactó la ordenanza 45 que incluía el “uso ulterior de líquidos cloacales tratados” en la concesión de los servicios públicos de Madryn.

En 2003, como secretario de Ecología y Medio Ambiente de la Municipalidad madrynense -cargo que ocupó hasta 2011-, Arranz presentó el proyecto de reuso de efluentes cloacales del cual forma parte la iniciativa de instalación de una biorefinería. Este proyecto se hizo a partir de estudios que se llevaron adelante en 1998.