El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció que va a restablecer “de inmediato” los aranceles a las importaciones de acero y aluminio procedentes de Brasil y de la Argentina. De los dos sectores, la mayor exportación de Argentina es en aluminio, donde la principal compañía exportadora es Aluar. Mientras que las exportadoras de acero son Acindar (Grupo ArcelorMittal), Tenaris-Siderca y Ternium-Siderar (del Grupo Techint) y Gerdau (Grupo Gerdau).

La posición de ALUAR

El empresario Javier Madanes Quintanilla, presidente de Aluar, la principal empresa productora y exportadora de aluminio en la Argentina, aseguró que la vuelta de los aranceles estaba dentro de los escenarios esperados. Y criticó la política del Gobierno del último año, que no previó medidas para evitar el retorno de los aranceles. “Se quedaron inmovilizados a partir del año pasado. Les hemos dicho cuáles eran las medidas con las que había que atacar los problemas y eso se ignoró”, dijo a Infobae. El 40% de su producción local se exporta a los Estados Unidos.

Madanes Quintanilla evaluó la gravedad de la medida que adoptó el presidente norteamericano y señaló que esto podría ocasionar la caída de fuentes de trabajo. concetamente, habló de «la mitad» de los empleados de ALUAR.

La opinión de la UIA

“Habrá que ver el impacto sobre la cadena de acero y en las empresas exportadoras a los Estados Unidos. Pero falta saber si se llega a efectivizar y después qué niveles de arancel se pone”, explicó José Urtubey, dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA). “Vemos que en el mundo estas políticas están a la orden del día en los Estados Unidos, primera potencia del mundo, China y la Unión Europea. Nos lleva a reflexionar cuando hablan de dar de baja los aranceles comunes del Mercosur o el acuerdo Mercosur-Unión Europea que no se consultó”, aseguró. Y lo atribuyó más a una falta de una inserción inteligente de la Argentina en el mundo que a un cambio en el Gobierno argentino.

El acuerdo no se cumplió

En mayo de 2018, el Gobierno argentino había acordado con los Estados Unidos la excepción del pago de aranceles sobre las exportaciones de aluminio y acero. Entonces se definió que una cantidad equivalente al 100% del promedio del aluminio y al 135% del promedio del acero exportado en los tres años anteriores ingresaría hacia ese país sin aranceles, lo que se mantuvo hasta ahora. En ese momento, la Argentina fue uno de los cuatro países que alcanzaron un acuerdo para la exención definitiva de los aranceles, junto con Australia, Brasil y Corea del Sur.

“Trump utiliza como argumento la devaluación de las monedas para restablecer aranceles para la Argentina y Brasil. Estados Unidos es bastante errático con los aranceles y viene utilizando estos instrumentos como mecanismos de negociación para sentarse a conversar. Si fuera una estrategia definitiva, serían permanentes, pero las impone, conversa, negocia y luego las quita o restablece según cuestiones coyunturales”, explicó Marcelo Elizondo, especialista en comercio exterior y director de la consultora DNI (Desarrollo de Negocios Internacionales).

¿El «efecto China»?

El especialista destacó que la devaluación brasileña fue de 15% en términos reales —la inflación de Brasil es muy baja— pero que también puede haber influido en la decisión del presidente Trump el reciente anuncio de conversaciones entre China y Brasil para lograr un acuerdo comercial y alentar inversiones chinas en Brasil. “El vínculo entre Estados Unidos y Brasil no está tan estrecho como lo estuvo antes. En el caso de la Argentina, probablemente tenga que ver con un cambio de gobierno. Es utilizar un argumento objetivo, que son las devaluaciones, para sentarse a conversar”, agregó.

Fuente: Infobae