Son los canes especializados en la detección de drogas pertenecientes al organismo, y que sólo se usan para casos puntuales.

Los dos caniles, de 3 metros cuadrados cada uno, fueron dispuestos por una normativa, ahora derogada, y que imponía controles en la carga y descarga de combustibles, entre otras cosas.

 

Según el titular de la Administradora Portuaria de Puerto Madryn, Ingeniero Osvaldo Sala, los caniles tienen hasta aire acondicionado.

Además la Administración Portuaria debía hacerse cargo del psicólogo de los canes.

Los perros viven con sus cuidadores y sólo los usan de manera esporádica y por poco tiempo.