Se llevaron a cabo distintos procedimientos que incluyeron secuestro de mercadería envasada, bebidas, frutas y verduras. 

La Subsecretaría de Prevención y Protección Ciudadana de la Municipalidad de Puerto Madryn, a través de su Dirección de Inspecciones Municipales y Control Alimentario, informó que se intensificaron los controles sanitarios en los puestos 202 y 203 a fin de evitar el ingreso de mercadería apócrifa así como velar por la calidad del traslado de las sustancias alimenticias.

Durante los controles sanitarios, se labraron diez actas de infracción por falta de habilitación para el transporte de sustancias alimenticias, dos actas por no contar con certificado de desinfección, se infraccionó a siete conductores por circular sin carnet sanitario -requisito obligatorio para el traslado de alimentos- y se detectaron seis vehículos que trasportaban elementos para la comercialización sin poder dar cuenta de su procedencia.

Durante los procedimientos, también se secuestró una importante cantidad de mercadería, entre las que se destacan botellas de gaseosas de varias marcas y jugos, más de 60 cervezas entre latas y botellas, bolsas de maíz inflado, paquetes de fideos y de arroz así como frutas y verduras provenientes de Gaiman.

También se incautaron alimentos por no contar con la temperaturas exigidas por Ley, las cuales tenían por destino la localidad de Puerto Pirámides. Se trata, por ejemplo, de carne picada a una temperatura de 14 grados, fiambres y embutidos a una temperatura de 13 grados y pre-pizzas, las cuales registraban 27 grados, no contaban con registro de marca, datos del fabricante ni información sobre la procedencia.

Es importante destacar que, según el Código Nacional Alimentario, en el caso de la carne picada, debe poseer una temperatura de entre 0 a 3 grados; las carnes en general deben tener cinco grados de temperatura; los fiambres, pre-pizzas y tapas hasta cinco grados como máximo.

El traslado de alimentos por fuera de los registros establecidos representa un riesgo para la salud, por lo que se es primordial sacar de circulación aquellos productos que pueden afectar a sus consumidores. Las normas de seguridad y los protocolos para el traslado de sustancias alimenticias no tienen fines recaudatorios sino que buscan garantizar el bienestar de las personas.