SERVICOOP

Servicoop avanza en las gestiones de armado de una empresa generadora de energía que abastezca a Puerto Madryn de energía y así salir del esquema que plantea Cammesa, la distribuidora de energía del sur.

Sin embargo poco se sabe del proyecto en general y menos en particular y son muchas las preguntas que surgen, desde la inocencia del desconocimiento por supuesto, valorando las buenas intenciones que mueven al proyecto, salir del esquema que plantea una empresa con participación estatal y comportamiento de corporación privada.

En aras de cuidar un proyecto tan altruista, sería importante comenzar a despejar dudas y que la sociedad madrynense tenga todos los detalles a disposición, en resguardo de la transparencia del mismo, ya que pocas certezas hay hasta el momento.

Harry Woodley, presidente del Consejo de Administración, hasta ahora solo precisó que los inversores principales son mexicanos, que no habrá diferencia en la factura que pagan los vecinos y que habría una tarifa de promoción industrial para nuevas empresas, con lo que no habrá beneficios para los más de treinta mil asociados de Servicoop y que participa el Sindicato Regional de Luz y Fuerza e inversores locales. Hasta ahí las certezas.

A esta altura de los acontecimientos, es importante resaltar que Servicoop es una cooperativa, cuyos dueños son sus asociados.

También es importante destacar que el gremio es quien debe defender los derechos de los trabajadores y que de ser partícipe del proyecto estará de los dos lados del mostrador, ya que se convertirá en la patronal, un contrasentido.

Teniendo en cuenta que Servicoop es quien lleva adelante las gestiones, se supone que es la responsable del proyecto, un proyecto que no ha sido debatido por las instituciones de la ciudad y menos por sus habitantes socios y dueños de la cooperativa.

Es importante que la sociedad sepa que nombre y apellido tienen los inversores, o su razón social en tal caso, tanto los mexicanos como los locales, y esto debería saberse antes de seguir avanzando, para que los madrynenses definan su apoyo al mismo, si la cooperativa es de todos, el proyecto debería ser de todos.

Obviamente habrá que analizar los estatutos de la cooperativa para determinar si está dentro de sus atribuciones formar parte de una sociedad anónima dedicada a la producción de energía.

Directivos de Servicoop avanzaron a tal punto que ya visitaron una planta de la empresa Siemmens, a pesar de que la sociedad pocos detalles conoce, sería importante que, antes de firmar cualquier compromiso, el proyecto se someta a la consideración de todos los actores de la sociedad, para saber si los más de treinta mil asociados de Servicoop están de acuerdo a convertirse en los responsables de esta iniciativa que, por ser Servicoop el gestor, los convertiría en responsable solidarios.

Es de tal importancia el proyecto que sería importante saber la opinión del poder concedente, de los ediles, de las cámaras empresarias, en pos de brindar un marco solido a la iniciativa, que por ahora pocos conocen a fondo.