El presidente de Aluar, Javier Madanes Quintanilla, advirtió ayer que es «probable» que la Argentina caiga en un «default en cuotas» y advirtió que estos meses están «costando sangre, sudor y lágrimas».

Madanes Quintanilla, dueño de la principal compañía de aluminio del país, consideró que «un default nunca es lo mejor», pero aclaró que «a veces no se encuentra una solución en una sola discusión».

«Vas teniendo una situación de incumplimientos parciales en tramos y los vas tratando de resolver en tramos. Es un default en cuotas y es probable que se llegue a eso», alertó el empresario.

Subrayó que esta situación «posterga toda posibilidad de crédito» y dijo que frente a esa situación «hay que buscar un equilibrio».

«La Argentina está desde octubre del 2018 parada. Si no le pegamos la vuelta esto no tiene solución», afirmó el directivo.

Madanes Quintanilla participó del almuerzo organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción, encabezado por el presidente Alberto Fernández.