La comunidad se congregó en el Monumento de avenida Rawson 250 para homenajear a los héroes que protagonizaron aquella gesta hace 37 años.

La ceremonia fue presidida por el Jefe Comunal, la viceintendenta Xenia Gabella y el Centro de Veteranos de Guerra de Puerto Madryn, protagonistas de esta fecha tan cara a nuestros sentimientos.

Nuestros héroes son Daniel Acosta, Adolfo Daniel Aguerrido, Mario Aguirre, Daniel Belmar, José Pedro Bustamante, Julio César Calvo, Roberto Campagna, Aldo Carnelutto, Ramón Carreras, Miguel Ángel Cuel, Ricardo Daniel Echeverría, José Luis Endara, Raúl Alberto Escobar, Sixto Humberto Garay, Miguel Gélvez, Ángel Daniel Hueche, Nelson Huircapán, Mario Sergio Kalbitzky, Carlos Kholer, Humberto Luis Lepe, José Luis Marinho, Hermes René Massari, Jorge Lorenzo Navarro, César Ariel Cayupán, José Luis Micciulli, José Luis Montecinos, César Montoya, Héctor César Neira, Oscar Micheli Ortega, Juan Ricardo Oyarzo, Mario Ismael Rain, Juan Antonio Retamal, Higinio Rocco, Miguel Reyes, Julio César Rosales, Hugo Sanabria, Juan Saturnino Sañico, José César Segundo, Ramón Néstor Urquiza, Hugo Oscar Utrera, Gerardo Germán Vázquez, Élido Videla y Héctor Raúl Zúñiga.

También fueron recibidos con un cálido aplauso familiares de los fallecidos: Bernardino Aguirre, Julio César Arrendazi, Enrique Legrand, Raúl Fernández, Roque Roldán, Rafael Luzardo Barrios y Mario Lucas Radonich.

Malvinizar es un legado

Durante el acto, Sofía Retamal, hija de un veterano de guerra, expresó: “Hoy voy a hablar de ellos, nuestros héroes. Aunque la guerra se haya vivido en las Islas, quienes acompañan a un veterano de guerra, también lo sufren. Se vivió, es real. Malvinas no solo fue una guerra; hoy, para una gran familia, es un sentimiento. Hablo de ellos, sus hijos, esposas, padres y todo aquel que haya tenido la oportunidad de vivir cerca de alguno. Es una herida que sangra por dentro, lo único que tiene es una cascarita que se produce por el simple silencio. La guerra interna que ellos viven es diaria. Hoy puedo entender tus noches de insomnio, tus enojos, tus angustias, pero también el valor de nuestras islas y la importancia de mantener viva la causa Malvinas”.

Más adelante, la joven sostuvo que malvinizar es un legado: “Necesitamos seguir apoyando los planes en escuelas donde ellos cuentan su historia, levantarnos cada 2 abril recordando a quienes se quedaron custodiando lo que es de todos y que no sea un feriado más; mirar a un ex combatiente y agradecerle, ser conciente de que dio la vida por nuestra patria. Nos toca a nosotros hacer que la historia siga viva, que toda esa sangre derramada no sea en vano. Malvinas tiene que ser un sentimiento”.

Soberanía y recuperación, objetivos permanentes

En su intervención, Daniel Belmar refirió no hay palabras que puedan expresar el profundo dolor por tantas jóvenes vidas que se perdieron en la guerra así como tampoco las hay para curar el sufrimiento de los sobrevivientes que, día a día, conviven con aquel doloroso recuerdo. “El tiempo cierra las heridas por fuera, pero el dolor continúa por dentro. Y lo vemos reflejado en lo cotidiano, en la salud, en la enfermedad de nuestros camaradas”, afirmó el veterano.

Luego, añadió: “Sentimos bronca al ver como la profunda herida abierta que produjo Malvinas, se siguió llevando la vida de nuestros compañeros durante la posguerra. Pero también sentimos bronca, cuando a 37 años del conflicto insular, tenemos que seguir confrontando contra quienes, de forma ambiciosa, quieren usurpar el título honorífico otorgado a los veteranos de guerra. Un título con honor, que se ganó a sangre y fuego frente el enemigo, que ahora es utilizado por algunos inescrupulosos que piensan solo en el beneficio económico”.

Seguidamente, remarcó que el duelo por la eterna espera de los padres y madres comenzó a cerrarse después de largos años de dolor e incertidumbre. Los ADN, un acuerdo entre Argentina y el invasor inglés más el trabajo de la Cruz Roja Internacional fueron cruciales para determinar las identidades de nuestros héroes. Nuestros camaradas chubutenses, los soldados Simón Antieco, Ricardo Andrés Austin y José Honorio Ortega dejaron de ser solo ´Soldados Argentinos sólo conocidos por Dios´ y hoy descansan en paz, con una placa con nombre y apellido junto a nuestros grandes héroes. “De los 122 soldados enterrados como NN en 1982, hoy solo faltan identificar a 10”, señaló.

“El reclamo de la soberanía y la recuperación de las Islas Malvinas, es y seguirá siendo un objetivo permanente e irrenunciable para quienes participamos del teatro de Operaciones Malvinas”, sentenció.

Malvinas, una bandera irrenunciable

Por su parte, el Jefe Comunal afirmó: “Hoy es el día en que el recuerdo de una guerra patriótica nos hace latir el corazón con más fuerza. No fue una guerra de un gobierno genocida, sino que fue una guerra por una causa noble y, por eso, los soldados argentinos fueron a intentar recuperar ese pedazo de tierra que también es patria, que también es nuestra bandera. Quienes vivimos aquí recordamos aún a aquellos que llegaron después de la batalla sin signos de derrota porque su dignidad y su valor habían ganado esa guerra desigual”.

A continuación, el Intendente enfatizó: “Ex combatienes de Malvinas, familiares y también a los que cayeron: sepan ustedes que la gratitud será eterna. Que nuestro pueblo no los olvida y que estarán permanentemente en la memoria de todos y cada uno de nosotros. Malvinas es una causa de la Patria y es una bandera irrenunciable e inclaudicable que jamás habremos de bajar. La vamos a defender en todos los lugares que corresponda usando la palabra como única arma para recuperar nuestra tierra”.

En tal sentido, indicó: “Todos los años vamos a reivindicar aquella lucha, pero todos los años también hay que demostrar que, en honor a quienes murieron y también para aquellos que regresaron de esa guerra, la lucha por recuperar nuestra islas no solo permanece intacta, sino que cada vez se hace más grande”.

“Excombatientes, pueblo de Madryn, un día esta ciudad le abrió los brazos a quienes regresaban de la mayor gesta que recordemos. Les dimos nuestro pan y nuestra gratitud. Les dimos el reconocimiento que tardó varios años en hacerse visible en nuestro país. Pero, afortunadamente, desde hace tiempo, el excombatiente vive más que nunca en el alma de todos los argentinos. Ustedes son y serán por siempre los héroes que nunca se rendirán y que seguirán luchando como lo hicieron hace 37 años. La causa Malvinas sigue viva. Y nunca la dejaremos morir”, culminó Sastre.

El Jefe Comunal y los veteranos se trasladaron hacia el mástil, donde colocaron la enseña patria a media asta en recuerdo de los 649 héroes de la nación. Luego, al pie del monumento, dejaron una ofrenda floral. Posteriormente, se realizó un minuto de silencio compartiendo el recuerdo constante de quienes perdieron la vida en cumplimiento del deber. Efectivos de Infantería de la Policía de la Provincia del Chubut efectuaron disparos de salva en honor a los caídos pertenecientes al Ejército Argentino, a la Armada Argentina, a la Fuerza Aérea Argentina, a la Prefectura Naval Argentina, Gendarmería Nacional y personal civil.

En el acto, también estuvieron presentes autoridades municipales y provinciales, concejales, representantes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad con asiento en la ciudad y la zona así como integrantes de entidades sociales y vecinos y vecinas de la ciudad.

Las estrofas de la Marcha de Malvinas marcaron el final de la conmemoración.

Correr por nuestros héroes

La 19ª edición de la carrera “Héroes de Malvinas”, cuya organización estuvo encabezada este año por el Centro de Veteranos de Guerra, contó con la participación de 214 atletas en las distancias 4 y 8 kilómetros.

Los ganadores y ganadoras de la categoría general en 8 kilómetros fueron Matías Vivas en el primer puesto, Cristian Urtazun en el segundo lugar y Hugo Fuenzalida en el tercero. Vanesa Monin se ubicó en el primer puesto y le siguieron Micaela Vargas y Mercedes Coronel.

En la categoría general en 4 kilómetros, los tres primeros lugares resultaron para Adriel Cuello, Fabio Railef y Luciano Parra, mientras que las mujeres ganadoras fueron Nalla Galiano, Natalia Silva y Estela Collinao.