Durante la teleconferencia que el viernes mantuvieron intendentes con el presidente Alberto Fernández, el intendente de Madryn, Gustavo Sastre, le planteó concretamente que el sobrecosto laboral que se paga en la Patagonia, sea acreditado a las empresas como un crédito fiscal.

La propuesta del intendente de Madryn, motivó que, antes de cederle la palabra al siguiente intendente, el presidente le requiriera a Sastre detalles puntuales de esa propuesta que Alberto Fernández consideró como importante.

El sobrecosto laboral que abonan las empresas radicadas en la Patagonia y que tiene su justificación por el mayor costo de vida que aquí sus trabajadores tienen, representa una muy concreta realidad que les hace perder competitividad a las actividades regionales.

Desde hace años y desde distintos sectores de las actividades económicas regionales, hasta ahora sin éxito, se viene plateando esta realidad a las autoridades nacionales.

En los últimos tiempos se puede recordar las presentaciones al presidente Macri luego de la reunión de gobernadores que realizó en Viedma en febrero de 2017 y en la que lanzó el Plan Patagonia.  Luego fue presentado el tema al ministro Rogelio Frigerio en ocasión de su visita en el 2016. A ello se deben agregar variadas otras gestiones, las que no tuvieron ninguna después concreta.

Últimamente se conoció una propuesta oficial provincial, sobre el tema, la que ha sido considerada por diversos sectores como inconsulta y muy parcializada.

El planteo formulado por el intendente Sastre y que motivó la especial atención del presidente, supera el interés puntual de Madryn, pues el tema es de vital importancia para la economía, el empleo  y la productividad, no sólo de Chubut, sino de toda la región patagónica que tiene este sobrecosto laboral, y debería ser tomado como una demanda regional, pues en el marco de la economía de emergencia que en todo el país se registra, la Patagonia tiene una sobrecarga  que es única y por lo tanto merece una tratamiento diferencial con respecto al resto del país.

Los importes salariales que se abonan en concepto de Zona Desfavorable Patagónica, tomados como un crédito fiscal del cual puedan disponer las empresas regionales, es una adecuada herramienta que ha sido planteada, que ha motivado el interés del presidente Fernández y debe ser un objetivo a lograr concretamente, mediante una acción conjunta de los sectores públicos y privados de las provincias patagónicas.